EL SOL News

Las Guerras de la Intolerancia

Por Dr. Kim R. Holmes

Olvídese de los Juegos del Hambre. Dé la bienvenida a las Guerras de la Intolerancia.

Parece que todos los días alguien trata de silenciar a otra persona en nombre de una causa mayor. La dimisión obligada de Brendan Eich como director ejecutivo del popular navegador de Internet Mozilla Firefox es sólo la punta del iceberg.
De hecho, esto va más allá del habitual ojo por ojo de las guerras culturales. Estamos siendo testigos de nada menos que un cambio de primer orden en la cultura política de Estados Unidos. Los oponentes ideológicos ya no sólo están equivocados; no tienen derecho a ser oídos. Las personas que discrepan de uno no sólo están equivocadas; no tienen derecho a ganarse la vida. Y en casos extremos, merecen la encarcelación.
Esto es mucho peor que la intolerancia. Le da la vuelta al progresismo americano para convertirlo en todo lo contrario: el iliberalismo.
El iliberalismo tiene una larga historia, durante la que ha infectado tanto a la derecha como a la izquierda, desde el Ku Klux Klan hasta el SDS. Pero a día de hoy está tomando el poder de un movimiento que en su momento afirmaba ser su acérrimo enemigo: el progresismo americano. Puede que la gente que se denomina a sí misma como progresista piense que son moderados de mentalidad abierta, pero algunos de ellos defienden cada vez más el uso de métodos coercitivos, ya sea mediante el poder del gobierno o el escarnio público, con el fin de cerrar el debate y privar a ciertas personas de sus derechos constitucionales.
Véase por ejemplo la cultura popular. En el mundo académico, los medios de comunicación y Hollywood, ahora es aceptable (e incluso estupendo) reprimir la disensión. Los códigos de expresión, las “advertencias de contenido ofensivo” e impedir que gente como la exsecretaria de Estado Condoleezza Rice hable en los campus universitarios son casos por todos conocidos. Pero cuando los medios de comunicación tratan con seriedad la sugerencia del actor Sean Penn de que el senador Ted Cruz (R-TX) sea internado en una institución mental, todas las señales de alarma deberían saltar. Las una vez veneradas ideas progresistas de libertad de expresión, pluralismo y apertura han quedado totalmente desechadas.
En el gobierno también está sucediendo. El gobierno federal se encuentra acusado de investigar a sus oponentes políticos y de utilizar sus poderes judiciales para acosar a la prensa. La administración Obama rehúsa de manera rutinaria hacer cumplir las leyes con las que no está de acuerdo y pone en marcha, mediante órdenes ejecutivas, normativas que fueron explícitamente rechazadas por el Congreso. Los tribunales rechazan leyes y referéndums basados, en el mejor de los casos, en interpretaciones selectivas de la Constitución. Aparentemente, el venerable sistema de equilibrio de poderes de Estados Unidos, otrora salvaguardia de su generoso orden democrático, está considerado ahora como un obstáculo para ciertas agendas políticas más que un protector de la libertad. Y lo que es peor, parece que algunas personas son más iguales que otras ante la ley.
¿Por qué está sucediendo esto? El auge del iliberalismo en Estados Unidos representa el triunfo de un progresismo contracultural que se propuso hace décadas derrocar el progresismo tradicional.
A menudo se asume que los progresistas de hoy en día son los herederos del progresismo americano. En realidad, son los hijos e hijas de la nueva izquierda de los años 60, que se dispuso a transformar el progresismo americano. Hillary Rodham Clinton y John F. Kerry tienen mucho más en común con Betty Friedan y Tom Hayden que con Woodrow Wilson u Oliver Wendell Holmes.
El progresismo siempre creyó en el gobierno omnipresente, pero hasta los años 60, tuvo un respeto permanente por la idea de Holmes de la libertad de expresión y por la veneración de Thomas Jefferson (y de John Stuart Mill) de la conciencia individual. Ya no. Quienes están ahora en el poder ven la disensión como una palabra sucia, un mero escudo tras el cual supuestamente acechan los intolerantes y quienes viven dominados por el odio.
La tentación iliberal ha sido durante mucho tiempo parte de la tradición progresista occidental. Desde la Revolución Francesa en adelante, la idea de crear una igualdad absoluta mediante la coacción ha contado con seguidores. Pero en Estados Unidos, ese impulso estaba atemperado por el respeto de Holmes hacia la libertad de expresión y la creencia de Jefferson en la santidad de la conciencia individual.
Ese respeto y esa creencia eran la causa mayor del progresismo americano, no la de una agenda política que asume que la historia se acaba cuando los oponentes son silenciados o encarcelados.

 

Te puede interesar

Compartir

Noticias Relacionadas

Más Noticias Recientes

Miley Cyrus pierde su casa en incendios de California

Miley Cyrus pierde su casa en incendios de Ca

Miley Cyrus dice comprensiblemente que está devastada después de convertirse en [...]
Valentín: "Estoy muy contenta; venía con grandes molestias en un hombro"

Valentín: "Estoy muy contenta; venía con gran

MADRID (EFE).- La halterófila española Lydia Valentín no pudo ocultar su sat[...]

Publicidad

Calendario

noviembre 2018
DLMXJVS
« Oct  
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Nuestras Secciones

Reflexiones

Enseñanzas de mi Madre

Enseñanzas de mi Madre

• Mi madre me enseñó a apreciar un trabajo bien hecho. "¡Si se van a matar, hág[...]

Aunque me tapo los oídos con la almohada y grito de rabia cuando suena el desper[...]
Busca dentro de ti

Busca dentro de ti

Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta de aquellos que cre[...]

La noticia en imágenes

ElSol News Slider -

Lo Más Destacado

CNN hace una demanda al Presidente Donald Trump

CNN hace una demanda al Presidente Donald Trump

La cadena de noticias conocida como CNN, demando al gobierno que administra Donald Trump en los [...]
Miley Cyrus pierde su casa en incendios de California

Miley Cyrus pierde su casa en incendios de California

Miley Cyrus dice comprensiblemente que está devastada después de convertirse en uno de las miles de [...]

EL SOL News en su correo