Hogares de ancianos representan el 69 por ciento de muertes por coronavirus

Las autoridades estatales informaron que 2 mil 190 residentes de los hogares de ancianos murieron o se sospecha que fallecieron después de contraer el COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus.

NEW HAVEN.- Mientras las autoridades permitieron que algunas empresas de Connecticut reabrieran la semana pasada con ciertas restricciones, las muertes atribuidas al coronavirus en los hogares de ancianos en todo el Estado continuaron aumentando, según muestran los datos publicados por el Estado.

Las autoridades estatales informaron que 2 mil 190 residentes de los hogares de ancianos murieron o se sospecha que fallecieron después de contraer el COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus.

Según los datos, otros 306 residentes de los assisted living facilites (centros de vivienda asistida) habían fallecido por COVID-19.

En conjunto, las muertes en ambos tipos de centros de atención para las personas mayores ahora representan casi el 69 por ciento de las casi 4 mil muertes reportadas en todo el Estado.

“La tragedia en los hogares de ancianos a raíz de esta enfermedad ha golpeado no solo a nuestro Estado sino a todo el país. Fuimos uno de los primeros en realizarle las pruebas a todo el personal y a los pacientes, sin embargo, esta enfermedad es letal y estamos trabajando fuerte para frenarla”, declaró el gobernador Ned Lamont.

El número de infecciones reportadas en los hogares de ancianos aumentó en un 13 por ciento a 7 mil 875 casos desde que se publicaron los números la semana anterior.

Las infecciones en los centros de vivienda asistida crecieron un 11 por ciento a 973, según el Gobernador.

Las nuevas muertes e infecciones se producen cuando los funcionarios estatales permitieron que algunas empresas reabrieran el miércoles pasado, con restricciones establecidas para evitar la propagación de la enfermedad.

Se permitió a los restaurantes servir comida al aire libre, y se permitió a los minoristas reabrir, siempre que el personal y los consumidores portaran máscaras.

A medida que esos negocios comenzaron a reabrir la semana pasada, los funcionarios estatales señalaron repetidamente una disminución constante en el número de personas hospitalizadas por el COVID-19.

La caída en las hospitalizaciones también ha significado que cuatro centros de enfermería originalmente establecidos como sitios de recuperación para pacientes que se recuperan de la enfermedad han visto una falta de uso.

El miércoles pasado, después de que la compañía matriz de los cuatro sitios de recuperación para pacientes de COVID-19 sugirió que uno o dos de ellos podrían cerrar, el Departamento de Salud Pública publicó nuevas pautas que permiten que los residentes que resulten positivos para la enfermedad sean enviados a una de las instalaciones.

Cuando se le preguntó sobre el cierre de los centros de recuperación, Lamont comentó que se debe a que “hay suficiente espacio de cuarentena en algunos de esos hogares de ancianos”.

La agencia publicó los resultados de 19 inspecciones de los hogares de ancianos impulsadas por la pandemia.

Las inspecciones citaron cuatro instalaciones sobre cómo separaron a los residentes enfermos y sanos.

En la residencia The Suffield House en Suffield, un miembro del personal continuó yendo a trabajar a pesar de dar positivo por COVID-19, según muestran los informes de la inspección.

Otras inspecciones publicadas la semana pasada incluyeron casos en los que el personal no se cambió los guantes cuando se mudó de un área reservada para pacientes con COVID-19 a ayudar a residentes sanos.

Los hallazgos se dieron a conocer cuando el personal del Departamento de Salud Pública y la Guardia Nacional están trabajando para evaluar a los residentes de los 215 hogares de ancianos en el Estado, una labor que los funcionarios estatales han dicho que quieren terminar a principios de junio.

El miércoles pasado, la American Health Care Association y el National Center for Assisted Living publicaron una estimación que mostraba que evaluar a cada residente de un hogar de ancianos y miembro del personal en los Estados Unidos implicaría casi 3 millones de pruebas y costaría 440 millones de dólares.

En Connecticut, se necesitarían 54 mil 706 pruebas a un costo de aproximadamente 8.2 millones de dólares.

 

 

 

Noticias Relacionadas

Coronavirus – Estadísticas en tiempo real

Más Noticias Recientes

Pereyra: "Messi se tiene que ir del Barcelona"

Pereyra: "Messi se tiene que ir del Barcelona

Las recientes declaraciones de Lionel Messi sobre su futuro, parecen haberle[...]
Nick Cordero necesitará doble trasplante de pulmón

Nick Cordero necesitará doble trasplante de p

El actor de Broadway Nick Cordero perdió su pierna derecha por COVID-19, y enfre[...]

Libros

Publicidad

Calendario

julio 2020
DLMXJVS
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Nuestras Secciones

Lo más leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Reflexiones

Enseñanzas de mi Madre

Enseñanzas de mi Madre

• Mi madre me enseñó a apreciar un trabajo bien hecho. "¡Si se van a matar, hág[...]

Aunque me tapo los oídos con la almohada y grito de rabia cuando suena el desper[...]
Busca dentro de ti

Busca dentro de ti

Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta de aquellos que cre[...]

La noticia en imágenes

Lo Más Destacado

Pandemia deja en Latinoamérica un récord histórico de 41 millones de desocupados

Pandemia deja en Latinoamérica un récord histórico de 41 millones de desocupados

LIMA (EFE).- La pandemia de la COVID-19 ha dejado en Latinoamérica y el Caribe un récord histórico[...]
Pereyra: "Messi se tiene que ir del Barcelona"

Pereyra: "Messi se tiene que ir del Barcelona"

Las recientes declaraciones de Lionel Messi sobre su futuro, parecen haberle puesto freno a la p[...]

EL SOL News en su correo

RSS

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Publicidad