70.9 F
New York
Friday, June 14, 2024

¿Por qué Mbappé finalmente deja PSG para fichar por Real Madrid?

Este es el panorama del inminente fichaje de Kylian Mbappé con el Real Madrid, así como también lo que implica y cómo se acomodaría en el esquema del técnico Carlo Ancelotti

Te puede interesar

- Publicidad -

ESPN DEPORTES.- La semana pasada marcó el principio del fin de la telenovela de fichajes más larga y sonada de los últimos años. Kylian Mbappé informó al Paris Saint-Germain sus intenciones de dejar el club cuando finalice su contrato este verano, lo que representa un paso significativo en el viaje del delantero superestrella hacia su llegada al Real Madrid, el club que ha ansiado tener sus servicios por mucho tiempo.

Si piensan que ya lo hemos vivido antes, pues tienen razón: Mbappé pudo haber fichado por el Madrid antes de firmar con el PSG en 2017. Pudo haber fichado con el club merengue en el verano de 2021, cuando el PSG rechazó varias ofertas, o en 2022 cuando todos (incluyendo al propio Mbappé y el cuadro blanco) estaban convencidos de que ficharía con un pase libre antes de sucumbir a las presiones de los franceses y renovar su contrato.

En junio pasado, la revelación de Mbappé de que no volvería a renovar su contrato (implicando que estaría disponible en 2024 como agente libre) sembró esperanzas dentro de la zona noble del Santiago Bernabéu de que finalmente podrían contratarlo. Sin embargo, el delantero se quedó en París. Eso condujo a más meses de especulación hasta que ESPN informó el pasado 3 de febrero que el jugador estaría finalmente preparado para confirmar su largamente esperada salida, con la Casa Blanca como probable destino.

Actualmente, Mbappé y el Madrid se encuentran en conversaciones y el club mantiene su optimismo de llegar pronto a un acuerdo. Mientras tanto, ESPN analiza el proceso de toma de decisiones del jugador durante los últimos meses para entender las repercusiones de su decisión para el propio atacante, el cuadro merengue y el PSG.

La perspectiva de Mbappé

Mbappé, nacido en París, ha pasado siete temporadas vistiendo la camiseta del PSG. En la Ligue 1, Primera División de Francia, lo ha ganado todo en múltiples ocasiones. Además, ha intentado conquistar la corona de la Champions League para París por primera vez en su historia. Estuvo más cerca en 2020 cuando el PSG cayó en la final ante Bayern Munich. Batió prácticamente todos los récords individuales posibles en el club de la capital gala, incluyendo superar a Pedro Miguel Pauleta, Zlatan Ibrahimovic y Edinson Cavani como máximo goleador histórico con 244 tantos (hasta el 20 de febrero). Y a sus 25 años fichará como agente libre. por el Real Madrid, el club más grande del mundo, el mismo que ha intentado ficharle desde que tenía 11 años.

Fácil, ¿verdad? No tanto, si se es Mbappé o un miembro de su familia.

París es su hogar. El PSG es el club de sus amores, donde Kylian llegó en 2017 y se desarrolló hasta convertirse en el jugador que es hoy en día. La relación entre la familia Mbappé y los altos ejecutivos del club no siempre ha sido idílica, por decir lo menos. Fue excluido de la plantilla del primer equipo para que entrenara solo por dos semanas, perdiéndose la gira de pretemporada del pasado verano. Esto ocurrió después de que el entorno del atacante le indicara al club que el artillero no ejercería la opción prevista en su contrato para una tercera temporada. (La disputa fue tan polémica que el sindicato de jugadores franceses se pronunció a favor del francés).

“No fue fácil porque Kylian es tan inteligente, tan motivado y decidido a ganar y ser la figura”, comentó una fuente familiarizada con la situación a ESPN. “La lucha de poder que a veces se desataba entre los líderes del club, del cual Kylian forma parte, podría ser difícil”.

A menudo la relación entre los Mbappé y el PSG ha estado marcada por las tensiones. No se llevó bien con el exdirector deportivo Leonardo a la vez que el PSG fracasaba en sus intentos por coronarse en Europa a pesar de los abundantes recursos con los que se cuentan. (Por su parte, Leonardo responsabilizó a Mbappé, afirmando en una entrevista concedida en 2023 que “es totalmente posible ganar la Champions sin él” un año después de dejar el club.

En ocasiones, Mbappé chocó con el presidente del club, Nasser Al-Khelaifi. Frecuentemente, sus disputas tuvieron que ver con la situación contractual del delantero. Después de que el jugador envió una misiva al club en junio de 2023 para comunicar su intención de no renovar, el PSG afirmó públicamente que escucharía ofertas para un traspaso. Durante la presentación del nuevo DT, Luis Enrique, en julio del año pasado, Al-Khelaifi se sinceró sobre la postura de su jugador superestrella: “No quiero repetirlo todo el tiempo: si Kylian quiere quedarse, queremos que se quede. Pero tiene que firmar un nuevo contrato. No queremos perder gratis al mejor jugador del mundo, no podemos hacerlo. Éste es un club francés”.

“(Mbappé) ha dicho que nunca se iría gratis. Si hoy cambia de opinión, no es mi culpa. No queremos perder gratis al mejor jugador del mundo, eso está muy claro”.

Estos son algunos ejemplos de una relación que no siempre ha sido tranquila, aunque Mbappé se siente contento en el Parque de los Príncipes. Además, su hermano Ethan (17 años) hizo su debut profesional este año y formará parte del primer equipo la próxima temporada. Se espera que firme un nuevo contrato muy pronto.

Los Mbappé tienen una buena vida en París. Su familia está allí: Kylian puede ver crecer a sus sobrinos. Allí tiene a dos de sus mejores amigos en el futbol: Achraf Hakimi y Ousmane Dembele, que juegan con él.

Cuando Mbappé se reunió con Al-Khelaifi la semana pasada para informarle personalmente que había decidido dejar el club, la figura de la selección francesa le pidió que no hiciera las cosas más difíciles intentándole convencerse de que se quede. Hace dos años, el directivo le hizo una propuesta perfecta y pudo convencer a Mbappé ofreciéndole poder para tomar decisiones dentro del club. La situación le permitió sustituir a Leonardo (quien no era de su agrado) con su amigo Luis Campos en la dirección deportiva, formar parte de las discusiones sobre traspasos y reclutamiento de jugadores. Además, Mbappé asumió la responsabilidad del cobro de penales en reemplazo de Neymar.

Al final, el peso de la historia llevaría a Mbappé a fichar por el Madrid. Desde que tenía uso de razón, quería vestir la famosa camiseta blanca y jugar en el Santiago Bernabéu. Y Kylian sintió que ésta es la ocasión perfecta. Obviamente, lo hemos vivido antes: hace dos años no era el momento perfecto cuando, libre de contratos con el PSG, tenía un acuerdo con la Casa Blanca. Hace tres años, no era el momento perfecto cuando el gigante del futbol español le hizo al PSG una oferta por 160 millones de euros cuando le quedaba un año de contrato que fue rechazada por los parisinos.

Tampoco fue el momento perfecto en 2017 cuando su club de entonces, AS Monaco, pactó con el Madrid para cobrar 150 millones de euros por su traspaso a espaldas del jugador. Pero el delantero se negó a ir a la capital española. Tampoco lo era cuando tenía 11 años y fue a entrenar con su equipo sub-12, pero decidió quedarse con el AS Bondy.

Ahora es el momento preciso, categóricamente hablando. Se podría argumentar que la Ligue 1 es demasiado pequeña para el talento de Kylian y el PSG ha mostrado sus limitaciones en competiciones europeas a través de los años. Quiere alzar muchas veces el trofeo de la Champions League. El PSG solo ha avanzado más allá de octavos de final en la principal competición de clubes de Europa dos veces durante su paso por el club, a pesar de haber contado con figuras de la talla de Mbappé y Lionel Messi como compañeros.

En lo que respecta a galardones individuales, Mbappé también quiere ganar más de un Balón de Oro (estuvo más cerca de lograrlo en 2023 cuando quedó tercero, detrás de Lionel Messi y Erling Haaland) y tendrá más oportunidades de hacerlo en el Madrid, con Vinicius Junior y Jude Bellingham acompañándolo en la cancha, más el técnico Carlo Ancelotti en el banquillo.

Después de Mbappé, ¿qué hará el PSG?

Hace dos años, cuando Mbappé decidió quedarse en el PSG y renovar, insistió en un “contrato 2+1” (dos años garantizados con opción para un tercero), pero el año de opción sólo podía ser invocado por el jugador. El club estaba consciente de que no era una buena noticia el no poder controlar ese tercer año. Por supuesto, los dueños del club parisino tenían la esperanza de que pudieran demostrarle durante esas dos campañas que valía la pena quedarse por más tiempo.

“En lo más profundo, todos sabíamos que era muy probable que termináramos en la situación en la que ahora nos encontramos”, afirma una fuente a ESPN.

Mientras tanto, el PSG hizo algunos preparativos en caso de una eventual partida de Mbappé. Ninguno sorprendió. El verano pasado, después de que el delantero informara al club que no ejercería su opción para un tercer año, el club puso en marcha dos planes simultáneos. El plan A: con Kylian y el plantel armado en torno a él. Plan B: sin la presencia del artillero francés y con dinero para invertir en un reemplazo.

El Plan B fue activado mucho antes de que Mbappé se comunicara con el PSG para formalizar su salida. Luis Campos, el director deportivo del club que mantiene estrechos nexos con el entorno del delantero y por quien alegaron para que llegara al club hace dos años, lleva un buen tiempo en conocimiento de la decisión de su protegido, según indica una fuente.

Para sustituir al campeón mundialista de 2018 en lo que respecta a categoría, estatura, talento e impacto económico, se necesitarían por lo menos tres jugadores. La lista de aspirantes es bastante larga, pero hay cinco candidatos que se destacan claramente sobre los demás, según indican fuentes a ESPN: los delanteros Victor Osimhen (Napoli) y Rafael Leao (Milan), los volantes Bruno Guimaraes (Newcastle United), Bernardo Silva (Manchester City) y el defensa Leny Yoro (Lille).

El presupuesto del club para la ventana de fichajes de este verano (que se abrirá entre julio y el 1 de septiembre) podría alcanzar hasta 300 millones de euros, si tomamos en cuenta los recursos disponibles y los ahorros generados por la salida de Mbappé. La cláusula de rescisión del contrato de Osimhen con el Napoli tiene un precio de 130 millones, el mismo de Leao en el Milan. La cláusula de Guimaraes con el Newcastle está valorada en 100 mde, mientras que Silva (Manchester City) y Yoro (Lille) podrían estar atados a cláusulas con valores aproximados de 40 millones y 50, respectivamente. El PSG no podrá fichar a los cinco en un mismo mercado; sin embargo, Osimhen es un delantero de primer nivel y Leao es un extremo de cartel. Yoro (18 años) podría ser el zaguero más prometedor de su generación. Guimaraes es internacional brasileño y Silva, el único mayor de 26 años (cumplirá 30 en agosto próximo), lo ha ganado todo con el City.

¿Cómo Real Madrid se hizo finalmente del fichaje de Mbappé?

Ha sido cuestión de paciencia, mucha. Pero por fin, luego de años de espera, parece que el cortejo del Real Madrid a Mbappé ha dado sus frutos. Finalmente, uno de los mejores jugadores del mundo está listo para salir de París y cumplir su destino de ser la gran figura de los gigantes del futbol español justo a tiempo para la conclusión de las obras del nuevo estadio Santiago Bernabéu, cuya reinauguración está prevista para este verano.

Ha tardado, pero el momento no pudo ser mejor.

Sobre la cancha, el rejuvenecimiento de la plantilla del Real Madrid está en pleno desarrollo. Jude Bellingham, Vinicius Junior, Rodrygo, Eduardo Camavinga y Aurelien Tchouameni (el mayor tiene 24 años) ahora conforman el corazón de la plantilla. Mbappé ahora encajará muy bien como uno de los líderes del vestuario. Sin la presencia del astro francés, el Madrid es el mejor equipo de la actualidad en España por mucho, a seis puntos de ventaja como punteros de LaLiga. Con Kylian, un dominio merengue por largo tiempo se muestra como una posibilidad factible.

Asimismo, el delantero se apresta a unirse a un selecto grupo: el de los jugadores que rechazaron al Madrid en un comienzo, para jugar en el Bernabéu de todos modos. Eso sirve como reflejo de lo mucho que el club y su presidente, Florentino Pérez, querían ficharle. Rechazar al Madrid cuando aún estaba en el Mónaco es una cosa, pero su fracaso en su intento de conseguir un traspaso desde el PSG año tras año (especialmente el dramático viraje a última hora en 2022) hirió el orgullo del madridismo.

El Real Madrid también pudo negociar desde una posición de fortaleza, considerando los progresos alcanzados por el plantel merengue, causando grata impresión en España y Europa. Cuando le hicieron una oferta contractual a Mbappé el mes pasado, estaban tranquilos, manteniendo discreción sobre su seguridad de que el jugador aceptaría, creyendo que habían hecho todo lo que estaba en sus manos. No tenían que persuadir mucho: Mbappé sabe bien lo que representa el Real Madrid y lo que este club puede hacer por su carrera. El nivel actualmente mostrado por el equipo blanco los convierte en una propuesta mucho más atractiva. Esta vez, no habría un cambio abrupto de planes.

Una vez se hayan determinado las letras pequeñas del contrato de Mbappé con el Real Madrid, el próximo paso será definir cómo y cuándo se oficializará la transacción. Entonces, el Madrid podrá iniciar los preparativos para una presentación espectacular este verano (que podría ser la más fastuosa para el club blanco desde el fichaje de Cristiano Ronaldo en 2009) digna de la magnitud de Mbappé como el mejor del mundo. Las presentaciones recientes (incluso la de Bellingham) se han llevado a cabo a puerta cerrada en el complejo de entrenamientos del club, debido a las obras de reconstrucción del Bernabéu.

Algunos han cuestionado cómo Mbappé y Vinicius Junior (una de las figuras más rutilantes del Madrid junto a Bellingham) podrían coexistir en el mismo XI titular. Es cierto que ambos jugadores suelen operar como extremos izquierdos, pero Ancelotti ha trabajado fuertemente para agregar variedad al juego de Vini Jr. esta temporada, pidiéndole jugar más tiempo como interior, operando en espacios más pequeños como parte de una dupla ofensiva.

Esa es una solución posible. En semanas recientes han intentado una segunda posibilidad, cuando Ancelotti puso a jugar a Vinicius y Rodrygo por las bandas, rozando las líneas, con Bellingham operando en el centro. Es un tridente ofensivo dentro del cual Mbappé podría sentirse cómodo en cualquiera de las tres posiciones que lo conforman.

Nadie duda que se harán todos los esfuerzos posibles para optimizar el tiempo de juego de Mbappé y Vini considerando la calidad y el perfil de ambos. Pero la mayor incógnita gira en torno a Rodrygo. El brasileño es un futbolista excepcional que no ha tocado su techo. Sin embargo, no siempre ha estado conforme con sus minutos, que seguramente se reducirán aún más con la inclusión de Mbappé.

Otro que podría tener menos oportunidades es Brahim Diaz, que ha brillado esta temporada como suplente. Y también hay que considerar la llegada de Endrick, prevista para este verano. De todos modos, contar con diversas piezas de primer nivel en el ataque y buscar una forma de compaginarlas en la cancha es un problema de lujo. Y si existe un entrenador capaz de resolverlo, es Ancelotti. — Kirkland.

TOMADO DE ESPN DEPORTES.

 

- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias

Verified by MonsterInsights