35.2 F
New York
Friday, January 27, 2023

Cinco policías son acusados ​​​​después de que afroamericano quedara paralizado

Te puede interesar

- Publicidad -

NEW HAVEN.- Cinco policías de Connecticut fueron acusados ​​de delitos menores, el lunes pasado, por el trato que dieron a un hombre afroamericano después de que quedó paralizado del pecho hacia abajo en la parte trasera de una camioneta de la policía.

Randy Cox, de 36 años, estaba siendo conducido a una estación de policía de New Haven el 19 de junio pasado para ser procesado por un cargo de armas cuando el conductor frenó con fuerza, aparentemente para evitar una colisión, lo que provocó que Cox volara de cabeza contra la pared de la camioneta, dijo la policía. El incidente fue captado en video.

Mientras Cox suplicaba ayuda, diciendo que no podía moverse, algunos de los oficiales se burlaron de él y lo acusaron de estar borracho y fingir sus heridas. Luego, los oficiales lo arrastraron por los pies fuera de la camioneta y lo colocaron en una celda de detención antes de su eventual traslado a un hospital.

“Me revolvió el estómago tratar a alguien así”, dijo la hermana de Cox, Latoya Boomer.

Los cinco policías de New Haven fueron acusados ​​de poner en peligro imprudentemente y crueldad a las personas en segundo grado.

Los oficiales fueron identificados como Oscar Díaz, Ronald Pressley, Jocelyn Lavandier y Luis Rivera, además de la sargento Betsy Segui.

Todos han estado en licencia administrativa desde el verano pasado.

El jefe de la policía de New Haven, dijo que era importante que el Departamento sea transparente y responsable.

“Puedes cometer errores, pero no puedes tratar mal a las personas. No puedes tratar a las personas de la forma en que trataron al señor Cox”, dijo el jefe de la policía, Karl Jacobson.

Los agentes se entregaron el lunes pasado en un cuartel de la policía estatal.

Cada uno fue procesado, pagó una fianza de 25 mil dólares y deben regresar a la corte el 8 de diciembre.

Se enviaron mensajes en busca de comentarios a los abogados de los oficiales.

El caso ha provocado la indignación de defensores de los derechos civiles como la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), junto con comparaciones con el caso de Freddie Gray en Baltimore.

Gray, quien también era afroamericano, murió en 2015 después de sufrir una lesión en la columna mientras estaba esposado y encadenado en una camioneta de la policía de la Ciudad.

El abogado de la familia de Cox, Ben Crump, dijo el lunes que los oficiales de New Haven deben rendir cuentas.

“Es importante, cuando ves ese video de cómo trataron a Randy Cox y las acciones y omisiones que lo llevaron a quedar paralizado del pecho hacia abajo, que esos oficiales de policía deben ser retenidos con todo el peso de la ley”, señaló Crump.

Cox fue arrestado el 19 de junio pasado después de que la policía dijera que lo encontraron en posesión de una pistola en una fiesta de barrio. Posteriormente se retiraron los cargos en su contra.

La familia de Cox presentó una demanda federal contra la ciudad de New Haven y los cinco oficiales en septiembre pasado.

La demanda alega negligencia, exceso del límite de velocidad y falta de sujeción adecuada en la camioneta de la policía.

Cuatro de los oficiales presentaron mociones la semana pasada reclamando inmunidad calificada de la demanda, argumentando que sus acciones en el caso no violaron ningún estándar legal “claramente establecido”.

Los funcionarios de New Haven anunciaron una serie de reformas policiales este verano derivadas del caso, incluida la eliminación del uso de camionetas policiales para la mayoría de los transportes de prisioneros y el uso de vehículos policiales marcados en su lugar.

También requieren que los oficiales llamen inmediatamente a una ambulancia para que responda a su ubicación si el prisionero solicita o parece necesitar ayuda médica.

 

PIE DE FOTO

1- Arriba de izquierda a derecha, los oficiales Jocelyn Lavandier, Luis Rivera y Ronald Pressley. Abajo, el oficial Oscar Diaz y la sargento Betsy Segui.

2- Según el informe, Mientras Randy Cox suplicaba ayuda, diciendo que no podía moverse, algunos de los oficiales se burlaron de él y lo acusaron de estar borracho y fingir sus heridas. Luego, los oficiales lo arrastraron por los pies fuera de la camioneta y lo colocaron en una celda de detención antes de su eventual traslado a un hospital.

- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias