68.6 F
New York
Tuesday, June 28, 2022

CT responde a la masacre en escuela de Texas

El gobernador Ned Lamont agregó que “debemos poner a prueba nuestra capacidad como nación en este momento para fortalecer la seguridad y la salud pública. Quiero ser claro: la violencia armada es una crisis de salud pública”

Te puede interesar

- Publicidad -

HARTFORD.- Un tiroteo mortal en una escuela primaria de Texas, ocurrido el martes pasado, envió una conmoción familiar a través de Connecticut, un estado que todavía cuenta una década después con su propia tragedia: el asesinato de 20 estudiantes y seis miembros del personal en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown.

En fuertes declaraciones, los líderes políticos de Connecticut lanzaron un mensaje universal de que la muerte de 19 estudiantes y un maestro en Uvalde, Texas, no puede ser en vano.

Trazando paralelismos con los años de dolor sentido en Connecticut, los senadores federales Chris Murphy y Richard Blumenthal, ambos demócratas y “campeones” de la reforma de las armas, suplicaron a sus colegas que sean un frente unido para abordar la violencia.

El gobernador Ned Lamont, un demócrata que busca un segundo mandato y propuso una reforma de armas en la última sesión legislativa, dijo que incumbía a todos los líderes, locales y federales, hacer cambios significativos.

Pero los comentarios del presidente Joe Biden dejaron en claro que los tiroteos como este se han vuelto demasiado comunes.

“Han pasado 3 mil 448 días, 10 años, desde que en una escuela primaria en Connecticut otro hombre armado masacró a 26 personas, 20 estudiantes de primer grado en la escuela primaria Sandy Hook. Desde entonces, se han reportado más de 900 incidentes de disparos en terrenos escolares. La lista continúa, y crece cuando incluye tiroteos masivos en lugares como cines, lugares de culto, y como vimos hace solo 10 días en una tienda de comestibles en Buffalo, Nueva York. Estoy harto de eso”, expresó Biden en un discurso nacional.

Por su parte, Lamont señaló que “claramente tenemos un problema con las armas en los Estados Unidos. Hay más armas en la calle que nunca antes, especialmente armas ilegales”.

El Gobernador agregó que “debemos poner a prueba nuestra capacidad como nación en este momento para fortalecer la seguridad y la salud pública. Quiero ser claro: la violencia armada es una crisis de salud pública. Corresponde a los legisladores de todo el mundo, ya sea en Connecticut, Texas, o la capital de nuestra nación, estar a la altura para abordar este problema”.

La madre de la víctima de Sandy Hook cuestionó la idea de que el personal de las escuelas esté armado.

En un tuit del miércoles por la mañana, Nicole Hockley, madre de una víctima del tiroteo en Sandy Hook, cuestionó la idea de que el personal con armas de fuego y medidas de seguridad eliminará el problema de los tiroteos masivos en las escuelas.

“El personal armado o el aumento de las costosas medidas de seguridad no son la respuesta y no abordan la causa raíz. Se trata de un fácil acceso a las armas de fuego y de las personas que las usan”, escribió Hockley.

Víctimas de la masacre en Texas

Los niños víctimas de la masacre en Texas fueron identificados por las autoridades como Nevaeh Bravo, Amerie Garza, Irma García, Eva Mireles, Uziyah García, Ellie Garcia, Xavier López, Maite Rodríguez, Makenna Elrod, Tess Mata, Annabelle Rodríguez, Rogelio Torres, Alithia Ramírez, Jayce Luevanos, Jailah Silguero, Miranda Mathis, Elijah Cruz Torres, Lexi Rubio y José Flores.

Por su parte, las docentes fallecidas fueron identificados como Eva Mireles e Irma García.

Lo que se sabe del tirador

El tirador fue identificado como Salvador Ramos, un estudiante de la secundaria local con pocos o ningún amigo que, según las autoridades, compró legalmente dos rifles de asalto y decenas de municiones la semana pasada para su cumpleaños número 18.

Un examen de los antecedentes personales de Ramos reveló que era un solitario adolescente acosado, sin antecedentes penales y, como tantos otros atacantes de tiroteos masivos en Estados los Unidos, estaba interesado y tenía acceso a armas de fuego y municiones de alto poder.

De acuerdo con la policía, Ramos compró legalmente dos rifles tipo AR a un licenciatario federal de armas de fuego local el 17 y el 20 de mayo, según el senador del estado de Texas, John Whitmire, quien recibió un reporte de la policía el martes por la noche.

También compró 375 rondas de municiones el 18 de mayo, indicó Whitmire, citando a la policía.

El día del tiroteo, antes de llegar a la Robb Elementary School, Ramos primero le disparó a su abuela en su casa y luego huyó de la escena. La abuela fue trasladada en avión a un hospital y para el miércoles por la mañana se encontraba aún con vida, informó el teniente Chris Olivarez, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS).

A partir de ahí, el sospechoso chocó su vehículo contra una zanja cerca de la escuela primaria y salió con un rifle y una mochila mientras vestía un chaleco táctico que contenía municiones adicionales.

Mientras Ramos se dirigía a la escuela, él y los agentes del orden intercambiaron disparos, dijeron las autoridades. Dos policías recibieron heridas que no ponen en peligro su vida y están fuera del hospital, según Olivarez.

Luego se atrincheró en un salón de clases y abrió fuego contra los que estaban dentro. Los 19 niños y dos maestras asesinadas estaban en ese salón. El atacante murió en la escena del crimen, finalizó Olivarez.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Ultimas noticias