72.3 F
New York
Tuesday, June 28, 2022

Biden pide al Congreso aprobar reforma migratoria “de una vez por todas”

Dicha reforma, según el Presidente de los Estados Unidos, serviría para regularizar a los trabajadores agrícolas y a aquellos empleados a los que se ha considerado esenciales durante la pandemia

Te puede interesar

- Publicidad -

STAMFORD.- El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pidió al Congreso que apruebe “de una vez por todas” una reforma migratoria que incluya una vía a la ciudadanía para los millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país.

Durante su discurso sobre el estado de la Unión, Biden también presumió de haber conseguido que muchos países del centro y sur del continente americano accedan a “acoger a más refugiados y mantener seguras sus fronteras”.

El mandatario expresó que “la reforma migratoria es algo que apoya todo el mundo, desde los sindicatos a los líderes religiosos, pasando por la Cámara de Comercio estadounidense. Aprobémosla de una vez por todas”.

Biden opinó que esa reforma debería proporcionar una vía a la ciudadanía para los “soñadores”, los jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo niños, y a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Dicha reforma, según Biden, serviría para regularizar a los trabajadores agrícolas y a aquellos empleados a los que se ha considerado esenciales durante la pandemia, agregó.

Biden aseguró que eso “no solo es lo correcto, sino que también es inteligente a nivel económico”, y pidió asegurarse de que “las familias no tienen que esperar décadas para reunirse”.

El Presidente indicó a los legisladores que “podemos mantener encendida la antorcha de la libertad que atrajo a generaciones de inmigraciones a este país; a mis antepasados y a muchos de los de ustedes”.

En su primer día en el poder, hace más de un año, Biden ya pidió al Congreso que aprobara una reforma migratoria con una vía a la ciudadanía para los alrededor de 11 millones de indocumentados en el país.

Desde entonces, esa medida ha languidecido en el Congreso, donde ni siquiera versiones más reducidas de ese proyecto de ley inicial han conseguido avanzar en un Senado y una Cámara Baja, donde la mayoría de los demócratas es mínima.

Esa realidad ha generado frustración entre muchos votantes y activistas hispanos, que lamentan que la reforma migratoria haya vuelto a quedar relegada a un segundo plano a pesar de las promesas de la Casa Blanca, igual que ocurrió durante la Administración de Barack Obama (2009-2017).

Durante su discurso, Biden también defendió que Estados Unidos ha “establecido patrullas conjuntas con México y Guatemala para capturar a más traficantes de personas” y disminuir el flujo de inmigrantes indocumentados a la frontera sur estadounidense.

Además, subrayó que se han instalado escáneres y otros mecanismos de alta tecnología en la frontera para “detectar mejor el narcotráfico”.

 

Nueva alianza para impulsar protección de indocumentados

Más de 30 organizaciones empresariales, cívicas, de derechos de los inmigrantes y religiosas crearon una nueva coalición para presionar al Congreso y a la Casa Blanca para que promulguen una reforma migratoria y de seguridad fronteriza en 2022.

La Alianza para un Nuevo Consenso de Inmigración (ANIC) fue lanzada oficialmente el jueves 2 de marzo, al tiempo que envió una carta a los líderes demócratas de la Cámara como Nancy Pelosi (California), y el Senado, Chuck Schumer (Nueva York).

En la misiva exigen impulsar proyectos de infraestructura, seguridad y humanitarias en la frontera, y protecciones legales permanentes para los trabajadores agrícolas, dreamers y personas con el Estatus de Protección Temporal (TPS).

“Nuestros funcionarios electos no pueden continuar desaprovechando las oportunidades que se les presentan para arreglar el sistema de inmigración que no funciona de nuestra nación”, expresó Jon Baselice, vicepresidente de política de inmigración de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Los miembros de la Alianza, incluida la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur y la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, citaron encuestas recientes que confirmaron que la mayoría de los estadounidenses, incluidos los evangélicos blancos, apoyan firmemente las políticas de inmigraciónque garantizan una fuerza laboral confiable para los empleadores y la ciudadanía eventual para los titulares de TPS e inmigrantes traídos a los Estados Unidos cuando eran niños.

“En ningún otro momento de la historia reciente la necesidad de una reforma migratoria ha sido tan grande que en la actualidad. En pocas palabras, el sistema está descompuesto”, escribieron en su carta.

Resaltaron que millones de trabajadores, muchos de los cuales fueron indispensables para la respuesta del país contra la pandemia de COVID-19, “están viviendo un peligro legal”.

Ali Noorani, presidente y director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, organización integrante de ANIC, señaló que “los demócratas y los republicanos tienen aquí la oportunidad de liderar el camino hacia un consenso muy necesario”.

Por su parte Daniel Garza, presidente de la Iniciativa LIBRE, organización conservadora y miembro de ANIC, señaló que se debe lograr un “consenso” para impulsar una campaña que ofrezca “la inmigración como una parte clave de la solución a los problemas que son más importantes para el público estadounidense”.

 

Reforma migratoria, una tarea inconclusa

Un año y 39 días después de haber sumido el control de la Casa Blanca, Biden rindió su primer informe sobre el Estado de la Unión, ensombrecido por una guerra que amenaza con expandirse en Europa tras la invasión de Rusia a Ucrania.

Pese al conflicto bélico, el tema migratorio no distrae a los republicanos quienes se oponen a una reforma migratoria.

Ya transcurrieron 404 días y los indocumentados siguen estando en las sombras, la mayoría con los mismos temores que en los cuatro años anteriores de ser detenidos y deportados, de acuerdo con los resultados de una encuesta.

El 55% de los latinos dijo que “no hay diferencia” entre el actual gobierno y el anterior en cuanto a las preocupaciones de que alguien pueda ser detenido y deportado de los Estados unidos, dato que pone en evidencia una percepción negativa de la política migratoria del presidente Biden.

Durante la campaña 2020, el entonces candidato demócrata prometió que durante su primer año de mandato promulgaría una reforma migratoria para sacar de las sombras a la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país.

“Y lo cumplió, pero el congreso no tiene la voluntad política de legalizar a los millones de personas sin documentos, que era la mayor esperanza de los migrantes”, manifestó Lilia Velásquez, abogada de inmigración y profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Ultimas noticias