39.5 F
New York
Tuesday, November 30, 2021

Sergi Barjuan, ante un examen a corto plazo en un Barcelona hundido

Te puede interesar

- Publicidad -

BARCELONA – Sergi Barjuan dirigirá este sábado su primer y quien sabe si último partido al Barcelona en el Camp Nou frente al Alavés. Regresado al club tras la victoria electoral de Joan Laporta, el que fuera lateral izquierdo en la última época del Dream Team, descubierto por Johan Cruyff y que sumó 386 partidos de azulgrana entre 1993 y 2002, fue nombrado por sorpresa entrenador del Barcelona B en sustitución de García Pimienta y, de pronto, se vio envuelto en la crisis que llevándose por delante a Ronald Koeman le colocó en un escenario que no pudo ni imaginar.

“Cuando estás en un club como el Barça debes estar preparado para todo”, avisó durante una entrevista a mediados de octubre, cuando a pesar de las palabras de confianza de Joan Laporta la sospecha de un despido aumentaba alrededor del Koeman.

Así, como si de una premonición se tratase, el jueves por la mañana fue informado por el presidente de su nombramiento como técnico provisional hasta que se cierre el fichaje, y la incorporación, de Xavi Hernández y con la mirada puesta en el Alavés, aún no sabe a estas horas si su aventura, breve, se prolongará al partido vital del martes en Ucrania ante el Dynamo de Kiev.

Habrá que ver si este carácter interino provoca que Sergi pase de puntillas por el banquillo o se hace notar con un intervencionismo que, de entrada, se adivinó este viernes cuando citó al entrenamiento a dos jugadores del filial: Álvaro Sanz y Abde Ezzazouli.

Ausentes Frenkie de Jong, Sergi Roberto y Ansu Fati en la sesión, no es difícil suponer que Sergi les incluya en la convocatoria y, quien sabe, si Abde, extremo con gran capacidad desequilibrante, tiene su oportunidad en un esquema que se entiende trasladará del filial al primer equipo con un claro 4-3-3 en que las novedades que puedan haber en cuanto a nombres en la alineación explicarán el carácter del técnico.

QUINTO INTERINO

Será, de todas maneras, una aventura de muy corto recorrido de la que es plenamente consciente, sabedor de que regresará al filial (donde su puesto lo ocupa transitoriamente Albert Capellas) en cuanto Xavi Hernández solvente su marcha del Al-Sadd y su incorporación al Barcelona, que confía a estas horas en que se produzca el mismo domingo para que ya dirija al equipo en Kiev.

A falta de concretar este hecho, Sergi Barjuan se convertirá este sábado en el quinto entrenador interino en la historia del Barça, primero desde que Toño de la Cruz sustituyera a Van Gaal en 2003 y como puente hasta la incorporación de Radomir Antic y que completó una lista iniciada por Enric Rabassa en 1960, José Luis Romero en 1983 y Carles Rexach en 1996.

Rabassa, el primero de ellos, sustituyó a Helenio Herrera tras el despido del Mago en abril de 1960, después de que el Barcelona, que había enlazado su segundo título de Liga consecutiva, fuera eliminado por el Real Madrid en la semifinal de la Copa de Europa, venciendo por 1-3 en el Camp Nou en pleno enfrentamiento entre el legendario entrenador y la directiva, que solventó sustituirlo por el técnico del filial para dirigir durante la Copa de España y la final de la Copa de Ferias, advirtiendo que dejaría el cargo al acabar el curso.

Con Rabassa al frente el Barcelona ganó sus primeros cinco partidos consecutivamente, proclamándose campeón de la Copa de Ferias (4-1 al Birmingham) y sufrió una cruel eliminación en los cuartos de final de Copa, tras ganar la ida por 3-1 en el Camp Nou al Athletic de Bilbao y ser goleado (3-0) en San Mamés. Acabado el curso Rabassa regresó al segundo equipo.

No volvió a producirse un hecho similar hasta marzo de 1983. El Barça fue derrotado en el Camp Nou por el Racing de Santander (0-2) en Liga y tras no pasar del 0-0 en Viena en los cuartos de final de la Recopa Udo Lattek, muy tocado en su puesto desde el final de la anterior temporada, fue fulminado. Mientras el club azulgrana negociaba el fichaje de César Luis Menotti, que llegaría al cabo de diez días, nombró al ayudante del técnico cesado, José Luis Romero.

Romero solamente dirigió un partido de Liga, el cinco de marzo de 1983, en Salamanca y que terminó con empate (1-1) para integrarse en el filial con la llegada de Menotti y su equipo de colaboradores (Angel Cappa y Rogelio Poncini).

Carles Rexach fue el siguiente. Si bien ya tuvo que sustituir a Johan Cruyff, siendo su segundo, en 1991 durante tres partidos con motivo del infarto que sufrió el neerlandés, su nombramiento oficial como entrenador provisional se produjo el 18 de mayo de 1996, cuando la directiva del club azulgrana decidió en una jornada histérica, despedir a Cruyff y Charly ocupó su puesto en los dos partidos de Liga que restaban para acabar el curso.

Su paso provisional se saldó con una victoria (3-2) sobre el Celta y un empate (2-2) en Riazor ante el Deportivo de La Coruña. Al acabar la temporada Rexach dejó el banquillo puesto que el Barcelona ya había cerrado el fichaje de Bobby Robson para dirigir al equipo en la temporada siguiente.

El último caso se produjo en enero de 2003 y tuvo a Toño de la Cruz, curiosamente antiguo lateral izquierdo del Barça como ocurre en el caso de Sergi, como protagonista. En pleno derrumbe social y deportivo y tras encadenar dos derrotas ante Valencia (2-4) y Celta (2-0), el club destituyó a Van Gaal, negociando de inmediato el fichaje de Radomir Antic.

Antes de la llegada del entrenador serbio el Barça jugó el uno de febrero de aquel 2003 en el Vicente Calderón con De la Cruz, componente del cuerpo técnico del club, como entrenador principal.

El resultado no pudo ser más desolador: 3-0 para los colchoneros. Inmediatamente De la Cruz regresó a su parcela y se incorporó Antic, con un contrato hasta final de temporada, con una opción de ser ampliado… Que el ganador de las elecciones del verano siguiente, Joan Laporta, no ejecutó y sustituyéndole por Frank Rijkaard.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Ultimas noticias