39.5 F
New York
Tuesday, November 30, 2021

INFORME ESPECIAL Gobierno de EEUU suspende redadas de inmigrantes en lugares de trabajo

Las detenciones, que durante el Gobierno de Trump incluyeron redadas en sitios de trabajo, bajaron de 6 mil en diciembre pasado a 3 mil 600 en agosto, según los datos del ICE

Te puede interesar

- Publicidad -

STAMFORD.- El Gobierno de los Estados Unidos anunció que no habrá más redadas en lugares de trabajo en busca de inmigrantes indocumentados y se centrará más en los empleadores y en el respeto de las leyes laborales para evitar la “explotación” de los inmigrantes.

El titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, manifestó que “no toleraremos que los empleadores inescrupulosos que explotan a los trabajadores no autorizados conduzcan actividades ilegales o impongan condiciones de trabajo insalubres o peligrosas”.

Un memorando de Mayorkas estableció el fin de las redadas masivas en los sitios de trabajo indicando que, durante el Gobierno del ex presidente Donald Trump, “esas operaciones resultaron en el arresto simultáneo de cientos de trabajadores”.

“Las redadas se usaron como una herramienta de los empleadores explotadores para suprimir y como represalia contra la afirmación de nuestras leyes laborales por parte de los trabajadores”, indicó el funcionario.

“Los empleados que incurran en acciones ilegales serán el foco de nuestros recursos para la aplicación de las leyes. Al adoptar medidas que se enfocan en los empleadores más inescrupulosos, protegeremos a los trabajadores y al mismo tiempo a las empresas estadounidenses legítimas”, comentó Mayorkas.

A comienzos de 2020, el U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE) llegó a tener un promedio diario de 40 mil personas detenidas y actualmente tiene poco más de 21 mil 800 bajo su custodia en diferentes centros de detención en todo el país.

Las detenciones, que durante el Gobierno de Trump incluyeron redadas en sitios de trabajo, bajaron de 6 mil en diciembre pasado a 3 mil 600 en agosto, según los datos del ICE.

En julio pasado, el Caucus Hispano en el Congreso afirmó que “el vilipendio de las comunidades inmigrantes ha incrementado la vigilancia y los arrestos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y del ICE, a menudo en colaboración con las policías locales”.

“Las redadas y arrestos colectivos dirigidos predominantemente a las comunidades inmigrantes, y que a menudo ocurren en las escuelas o sitios de trabajo, erosionan la confianza entre las comunidades y la policía”, añadió la declaración.

Este memorando se une al cambio de prioridades para los arrestos y deportaciones de inmigrantes indocumentados por parte del ICE que el Gobierno anunció el pasado 30 de septiembre, y que entrará en vigor el próximo 29 de noviembre.

Según las nuevas normas, la prioridad será la detención y deportación de criminales y de quienes hayan cruzado la frontera recientemente de forma ilegal.

Mayorkas indicó que los agentes del ICE no deberán arrestar y deportar a trabajadores rurales, ancianos o aquellos que hayan denunciado a propietarios de viviendas o empleadores “inescrupulosos” o que hayan participado en manifestaciones de protesta.

 

Inmigrantes no son reacios a denunciar crímenes a la policía, según estudio

Según un informe divulgado por el Center for Immigration Studies (CIS), los inmigrantes no son reacios a denunciar crímenes a la policía como afirman quienes defienden las “ciudades santuarios”,

Jessica Vaughan, directora de estudios en CIS y coautora del informe, expresó que “los datos del Departamento de Justicia muestran que la denuncia de crímenes por parte de los inmigrantes no es menor que la de otros grupos”.

Vaughan añadió que “en lugar de interrumpir la cooperación con las autoridades de inmigración por esa preocupación, los gobiernos locales y quienes abogan por los inmigrantes deberían difundir el mensaje de que las víctimas de crímenes no son objeto de aplicación de las leyes de inmigración”.

Quienes promueven los “santuarios”, conocidos como jurisdicciones como ciudades o condados donde la policía local no coopera en materia de inmigración, de competencia exclusiva de las autoridades federales, argumentan que si los inmigrantes indocumentados temen a las autoridades locales serán reacios a denunciar crímenes.

“Esto tiene consecuencias reales para las políticas”, afirmó Mark Krikorian, director del CIS, un grupo que aboga por la restricción de la inmigración.

“La idea de que los inmigrantes tienen miedo de denunciar los crímenes, porque sean indocumentados o tengan familiares indocumentados, es el fundamento de los santuarios”, señaló Krikorian.

El informe de CIS sustenta sus conclusiones en los datos de la Encuesta Nacional de Víctimas de Crímenes, del Departamento de Justicia, entre 2017 y 2019.

Los autores usaron para su estudio cinco categorías: personas nacidas en los Estados Unidos, todos los inmigrantes (ciudadanos y no ciudadanos), inmigrantes hispanos (ciudadanos y no ciudadanos), todos los no ciudadanos e hispanos no ciudadanos.

Según la Oficina del Censo, en 2019 había en los Estados Unidos unos 45 millones de personas nacidas en otros países de los cuales en su mayoría son inmigrantes legales, aunque no todos han adoptado la ciudadanía estadounidense.

El contingente de inmigrantes indocumentados, que son los que, según sus defensores, pueden temer a las autoridades de inmigración, se calcula entre 10 millones y 12 millones de personas.

“El 60% de todos los crímenes graves contra todos los inmigrantes se denunció a la policía, comparado con el 53% de todos los crímenes graves contra los estadounidenses de nacimiento, una diferencia estadísticamente significativa”, afirmó el CIS.

Asimismo, el 57% de los crímenes graves contra los inmigrantes que no son ciudadanos y contra hispanos que no son ciudadanos se denunció a la policía “lo cual es, estadísticamente, igual al 53% para los estadounidenses de nacimiento”.

De los crímenes graves contra mujeres inmigrantes el 65% se denunció a la policía, al igual que el 67% de esos crímenes contra las mujeres que no son ciudadanas, lo cual se compara con el 48% de los crímenes contra mujeres nacidas en los Estados Unidos, según el informe.

 

Activistas demandan que demócratas cumplan promesas

Grupos que abogan por la legalización de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, manifestaron que los demócratas “deben cumplir, sin excusas, sus promesas de lograr la aprobación de una reforma migratoria o, en caso contrario, rendirán cuentas en las elecciones ante millones de votantes”.

Las esperanzas de una reforma migratoria penden ahora del Senado, que considera una ley presupuestaria de 3.5 billones de dólares en la cual quieren incluir un proceso para la residencia permanente, y eventualmente, la ciudadanía de millones de extranjeros.

El trámite en el Senado está atascado por las diferencias entre los mismos demócratas acerca del monto del presupuesto, y la inclusión de esta reforma migratoria en el proyecto está bloqueada por una decisión reglamentaria en la Cámara Alta.

“Estamos al borde de dar alivio a millones de personas. Es algo que no ha ocurrido en tres décadas, y es el resultado de la movilización y la energía indeclinable de los inmigrantes”, afirmó Greisa Martínez Rosas, directora del grupo de “soñadores” United We Dream Action.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Ultimas noticias