52.1 F
New York
Saturday, October 23, 2021

EEUU se enfrenta una recesión si Congreso no aborda límite de la deuda en 2 semanas

Los legisladores están discutiendo sobre los nuevos gastos, pero no actuar antes del 18 de octubre podría hacer tambalear a toda la economía mundial

Te puede interesar

- Publicidad -

STAMFORD.- La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha puesto el reloj del “juicio final”: el gobierno de los Estados Unidos se queda sin dinero el 18 de octubre, cuando alcanzará el límite máximo de endeudamiento establecido por el Congreso.

La funcionaria dijo el martes que cree que la economía entraría en recesión si el Congreso no aborda el límite de endeudamiento del gobierno federal, antes de un incumplimiento sin precedentes de la deuda estadounidense.

“Considero que el 18 de octubre es una fecha límite. Sería catastrófico no pagar las facturas del gobierno, para nosotros estar en una posición en la que no tenemos los recursos para pagar las facturas del gobierno”, advirtió Yellen.

Una recesión es un período de declive económico temporal durante el cual el comercio y la actividad industrial se reducen, generalmente identificado por una caída del Producto interno bruto (PIB) en dos trimestres sucesivos.

Los legisladores están discutiendo sobre nuevos gastos, pero no actuar antes del 18 de octubre para asegurarse de que los Estados Unidos pueda seguir pidiendo préstamos para cubrir el dinero que ya se ha gastado podría hacer tambalear a toda la economía mundial.

El Congreso aprobó recientemente una medida presupuestaria de emergencia que mantiene abiertas las puertas del gobierno hasta el próximo 3 de diciembre. Pero si no resuelve la pelea sobre si elevar o no el techo de la deuda nacional sería un desastre para millones de estadounidenses, desde los inversionistas hasta los jubilados que dependen del Seguro Social.

Como cada hogar en los Estados Unidos, el gobierno federal también tiene un presupuesto al que ceñirse y, concretamente, el Departamento del Tesoro tiene un techo o límite de cuánto dinero puede sacar prestado para pagar las deudas pendientes. En 1917, el Congreso aprobó una ley federal que estableció un límite de 11 mil 500 millones millones, pero, de ser necesario, puede elevar ese techo como ya lo hecho numerosas veces en el pasado.

 

¿Cuál es el límite máximo de la deuda?

El “techo de la deuda” es el máximo que el gobierno federal puede pedir prestado.

¿Por qué hay un máximo? Porque el Congreso estableció uno hace más de un siglo para reducir el endeudamiento del gobierno.

Pero en lugar de ceñirse a él, el Congreso ha seguido adelante y ha elevado el límite cada vez que ha sido alcanzado, explicaron los expertos.

Los argumentos a favor son generalmente los mismos todas las veces. Uno es que el dinero ya se ha gastado: aumentar el límite de la deuda solo permite seguir pagando a los acreedores.

Otro es que, si no se aumenta el límite, Estados Unidos incumpliría con algunas de sus obligaciones, lo que desencadenaría una crisis en el sistema financiero.

Las razones en contra son más simples. La deuda pública pendiente es de aproximadamente 28.7 billones de dólares. Es un número difícil de ahogar y aumenta cada segundo.

De acuerdo con los expertos es un verdadero y complicado lío. El límite de la deuda es una de las cuatro grandes medidas de gasto que están enredadas en el Capitolio.

Estas también incluyen un proyecto de ley de infraestructura bipartidista que se necesita para desbloquear un proyecto de ley de gastos solo para demócratas mucho más grande.

Los demócratas progresistas en la Cámara están enojados con los moderados en el Senado que aún no aceptan el proyecto de ley más grande.

Los republicanos no han ofrecido el apoyo necesario para aprobar el proyecto de ley bipartidista. Se oponen a las deudas, pero están bien con el gasto.

Los republicanos podrían aceptar ese proyecto de ley de infraestructura bipartidista, pero se han decidido por la línea del partido de que los demócratas son mayoría y pueden aumentar el límite de la deuda por su cuenta.

Pero los republicanos también están obligando a los demócratas a utilizar un proceso presupuestario que ha sido manipulado sin ningún reconocimiento para lograrlo.

El proceso se llama “SNAFU” (traducido como una situación caótica) en el sentido original del término durante la Primera Guerra Mundial.

 

Gasto público vs deuda pública

También hay un problema más inmediato, que es el llamado cierre parcial y seguramente temporal del Gobierno que se desencadenaría si los legisladores no pueden acordar extender los fondos para todo el gobierno federal después del 30 de septiembre, cuando se agotará.

Pero los cierres han ocurrido antes y pueden resolverse rápidamente. La amenaza de un incumplimiento de los Estados Unidos, que es lo que sucederá si los legisladores no pueden ponerse de acuerdo en actuar sobre el techo de la deuda antes del 18 de octubre, es más aterrador en magnitud porque nunca han sido lo suficientemente valientes como para arriesgarse, señalaron los expertos.

Lo que sucederá, procesalmente, es que el Departamento de Hacienda tendrá que decidir qué facturas paga rápidamente y cuáles deja pasar.

Pero esto también es importante porque se supone que los Estados Unidos es una inversión libre de riesgos. La deuda de los Estados Unidos es el “punto de referencia para todo el mundo”, expresó Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.

A criterio del experto, el mundo tiene fe en los Estados Unidos porque obtienen capital e intereses a tiempo.

“Sienten que esta deuda está libre de riesgo. Es el punto de referencia para todo el mundo. Si esa confianza se ve afectada, si no se les paga a tiempo, ni siquiera brevemente, eso significa que van a exigir una tasa de interés para compensar ese riesgo”, indicó Zandi.

 

Moneda de un billón de dólares, ¿Solución al problema de la deuda?

Algunos políticos en los Estados Unidos han ideado una improbable solución al engorroso problema de la deuda nacional y es la de acuñar una moneda de un billón de dólares, hecha de platino, para dar liquidez al tesoro nacional e irritar a los republicanos.

Incluso los partidarios serios de la medida, que no son muchos, admiten que eso no es más que retórica. Sería una manera extraña, según ellos, de resolver un problema singular que podría tener severas consecuencias económicas si no se resuelve en los próximos días.

Hay muchos debates sobre quién debería estar retratado en la moneda y algunos estudios que fundamentan la idea.

Por muy improbable que sea, lo cierto es que el gobierno tiene la autoridad de acuñar una moneda de un trillón sin necesitar la aprobación del Congreso, indicaron los expertos.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Ultimas noticias