64.5 F
New York
Sunday, June 20, 2021

Muertes por COVID-19 es 11 veces mayor entre inmigrantes latinos en edad laboral

El informe, publicado esta semana en la revista Anales de Epidemiología, analizó los datos del certificado de defunción de California y de otros estados de 2020

Te puede interesar

- Publicidad -

STAMFORD.- Los inmigrantes hispanos en edad laboral (de 20 a 54 años) tienen 11 veces más probabilidades de morir de COVID-19 que los hombres y mujeres nacidos en Estados Unidos que no son hispanos, según un estudio de la USC publicado esta semana.

El estudio destaca la necesidad urgente de California y de otros estados de llevar vacunas, tratamientos y otras intervenciones a un grupo demográfico que comprende la columna vertebral de las industrias agrícolas y de servicios del estado, según Erika García, profesora asistente de medicina preventiva en la Escuela de Medicina Keck de la USC y la autora principal del estudio.

“Sabemos desde el principio que las personas de color tienen más probabilidades de morir de COVID-19. Los CDC dicen que los hispanos, en general, tienen 2.3 veces más probabilidades de morir que los no hispanos. Sin embargo, cuando miramos a este grupo específico en edad laboral, nos sorprendió ver disparidades mucho mayores”, declaró García.

Cuando los investigadores observaron a los latinos jóvenes nacidos en el extranjero, encontraron que las muertes por COVID-19 como una proporción del total de muertes típicas era 11.6 veces mayor que la de los jóvenes no hispanos nacidos en los Estados Unidos.

Las disparidades persistieron, incluso después de tener en cuenta el nivel de educación, que sirvió como indicador del nivel socioeconómico en el estudio.

El estudio, publicado esta semana en la revista Anales de Epidemiología, analizó los datos del certificado de defunción de California y de otros estados de 2020. Los investigadores identificaron 10 mil 200 muertes por COVID-19 en California que ocurrieron entre febrero y julio del año pasado.

Los datos del certificado de defunción, en lugar de los datos del sistema hospitalario o de la compañía de seguros, permitieron a los investigadores capturar las muertes por COVID-19 entre grupos históricamente marginados, incluidos los inmigrantes, que podrían estar subrepresentados en los sistemas de salud o seguros.

En general, los que murieron tenían principalmente 65 años o más, eran hombres, latinos, nacidos en el extranjero y tenían un nivel educativo de secundaria o inferior. Cuando los investigadores profundizaron en los datos, encontraron que las disparidades eran mayores entre los asiáticos / isleños del Pacífico, los afroamericanos, los latinos y los blancos más jóvenes.

Por ejemplo, entre hombres y mujeres afroamericanos de 20 a 54 años, la tasa de mortalidad por COVID-19 fue casi cinco veces mayor que la de los blancos.

Entre los latinos de la misma edad, tanto nacidos en Estados Unidos como en el extranjero, la tasa de mortalidad por COVID-19 fue 8.5 veces mayor que la de los blancos, según el estudio.

“Si bien están experimentando una menor mortalidad por COVID-19 en general, las poblaciones más jóvenes no deben quedar fuera de las intervenciones de salud pública”, dijo García.

“Existen estructuras de riesgo complejas que difieren no sólo entre grupos sino también dentro de un grupo, que deben tenerse en cuenta en las pautas y políticas de salud pública”, agregó la experta.

COVID-19 fue la tercera causa de muerte el año pasado en EEUU

Por su parte, el COVID-19 fue la tercera causa de muerte en los Estados Unidos el año pasado, por detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer, según datos preliminares que los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) publicado esta semana.

La tasa de mortalidad aumentó en un 15,9% de 2019 a 2020.

Según el informe, pasó de 715.2 a 828.7 muertes por cada 100 mil personas.

Los datos preliminares señalaron que las 10 primeras causas de muerte en 2020 fueron: enfermedades cardíacas, cáncer, COVID-19, heridas involuntarias, apoplejía, enfermedad crónica de las vías respiratorias bajas, Alzheimer, diabetes, influenza y neumonía, y enfermedad de riñón.

Los investigadores del Centro Nacional de Estadísticas de Salud analizaron los datos de los certificados de defunción del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales y revisaron de cerca las muertes entre los residentes de los Estados Unidos entre enero y diciembre de 2020.

“El COVID-19 fue la tercera causa subyacente de muerte en 2020. Reemplazó al suicidio como una de las 10 principales causas de muerte”, escribieron los investigadores en el informe.

En años anteriores, el suicidio fue la décima causa de muerte. Sin embargo, salió de la lista en 2020 mientras aumentaban las muertes por COVID-19.

Los investigadores señalaron en su informe que hubo aproximadamente 3.36 millones de muertes el año pasado. El COVID-19 se reportó como la causa subyacente o una causa contribuyente de muerte para casi 378 mil, o aproximadamente el 11.3%, de esas muertes.

Los datos mostraron que las enfermedades cardíacas causaron 690 mil 882 muertes y el cáncer provocó 598 mil 932 muertes.

Los datos también indicaron que, en general, las tasas de mortalidad fueron más altas entre las comunidades negras y nativas, así como en los adultos de 85 años o más y los hombres. La tasa de muerte por covid-19 es específicamente más alta entre los hispanos, según el informe de los CDC.

La esperanza de vida en el país también disminuyó un año completo en la primera mitad de 2020, según un informe provisional publicado por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC en febrero.

El reporte señaló que la esperanza de vida en Estados Unidos se redujo a 77.8 años, la cifra que se registró en 2006.

Tsunami de muertes por enfermedades crónicas

Robert Califf, ex comisionado de la U.S. Food and Drug Administration (FDA), señaló que Estados Unidos enfrentará un tsunami de muertes causadas por enfermedades crónicas, especialmente enfermedades cardíacas, una vez que termine la pandemia de coronavirus.

“Una vez que haya pasado la fase aguda de esta crisis, enfrentaremos una enorme ola de muertes y discapacidad debido a las enfermedades crónicas comunes (CCD), con enfermedades cardiometabólicas en la cima”, advirtió Califf, que ahora trabaja en Verily Life Sciences y Google Health, en la revista Circulation de la American Heart Association.

Es un problema continuo que la pandemia ha empeorado, argumentó Califf.

“A diferencia de sus pares, Estados Unidos ha experimentado una disminución de la esperanza de vida en los últimos años después de décadas de progreso constante. Esta reversión se debe principalmente al aumento de la sobredosis de drogas y al suicidio, pero también han aumentado las muertes por enfermedades cardiovasculares, en particular los accidentes cerebrovasculares”, añadió el experto.

“Estos desafíos se combinan con patrones adversos de riesgo entre las personas más jóvenes, incluidos aumentos en la obesidad, la hipertensión y la intolerancia a la glucosa provocados por una mala alimentación y la falta de ejercicio, patrones que presagian aumentos en las enfermedades cardiometabólicas en las próximas décadas”, finalizó Califf.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Ultimas noticias