49.9 F
New York
Saturday, April 17, 2021

Fondos para programas de cuidado infantil afectados por la pandemia COVID-19

El Estado liberará 210 millones de dólares en fondos de COVID-19 para apoyar los servicios de cuidado infantil y las familias que lo necesitan

Te puede interesar

- Publicidad -

NEW HAVEN. – El gobernador Ned Lamont anunció que su administración planea hacer una inversión histórica en los programas para la primera infancia en Connecticut para ayudar en su respuesta continua a la pandemia de COVID-19 y su impacto económico resultante.

Para ello, anunció que liberará 210 millones de dólares de los fondos federales que el Estado ha recibido hasta la fecha para apoyar los esfuerzos de recuperación de la pandemia.

El gobernador anunció el plan durante una visita de la vicepresidenta Kamala Harris al Boys and Girls Club de New Haven.

La delegación del Congreso de Connecticut ayudó a promover la aprobación de los fondos bajo Coronavirus Response and Relief Supplemental Appropriations Act (CRRSAA) que se adoptó a finales de 2020, y a través del American Rescue Plan (ARP) que se aprobó hace varias semanas.

La administración de Lamont trabajará en colaboración con la Asamblea General de Connecticut para finalizar el plan para que el Estado pueda continuar apoyando a los niños, las familias y los proveedores de cuidado infantil durante este momento difícil.

“La fortaleza de nuestro Estado depende de la fortaleza de nuestros programas para la primera infancia, no solo porque brindan un apoyo fundamental para el desarrollo de las personas más jóvenes de nuestras comunidades que liderarán la próxima generación de nuestra economía, sino que también apoyan a quienes están actualmente en nuestra fuerza laboral y necesitan estos servicios para que puedan ir a trabajar o recibir oportunidades de capacitación profesional, que puedan llevarlos a empleos aún mejores”, manifestó Lamont.

Durante los últimos dos años, el Gobernador ha aumentado la conciencia de la importancia del cuidado infantil para la fuerza laboral y la economía del Estado. Desde el comienzo de la pandemia, Lamont indicó  que ha apoyado los esfuerzos dedicados de la Oficina de la Primera Infancia de Connecticut para apoyar a los trabajadores de cuidado infantil, ayudar a estabilizar los programas de cuidado infantil y reconocer los altos estándares en todo el sistema.

El plan incluye:

Ampliación del acceso: Una pieza central del plan incluye una inversión de 50 millones de dólares por dos años para pagar el cuidado infantil a través del programa Care 4 Kids de Connecticut para padres inscritos en programas de educación superior y capacitación laboral aprobados.

Esto apoyará a los padres que han sido desplazados de sus trabajos durante la pandemia y necesitan cuidado infantil mientras reciben capacitación y educación para la fuerza laboral para adaptarse a nuevas oportunidades laborales. Connecticut es uno de los tres estados que excluye a los padres en programas de educación superior y capacitación laboral del apoyo al cuidado de niños.

Apoyo a los trabajadores de cuidado infantil: Se utilizará un total de 120 millones de dólares para subvenciones de estabilización operativa para empresas de cuidado infantil en dificultades que se han visto gravemente afectadas por el impacto de la pandemia.

Muchas de estas empresas han enfrentado dificultades económicas debido a que la inscripción en el cuidado infantil ha sido limitada, las medidas de salud y seguridad han sido costosas y los ingresos generales del programa de cuidado infantil se han reducido significativamente.

Algunos programas han cerrado sus puertas y el resto lucha por mantener sus puertas abiertas para los niños y las familias a las que sirven.

Las subvenciones están abiertas a todos los centros de cuidado infantil con licencia, hogares de cuidado infantil grupal, hogares de cuidado infantil familiar y programas exentos de licencia que acepten subsidios de cuidado infantil Care 4 Kids.

Invertir en calidad: El plan también invierte 26 millones de dólares durante dos años en programas de cuidado infantil de alta calidad que pagarán tarifas de mercado sustancialmente más altas a los programas acreditados por la National Association for the Education of Young Children y la National Association for Family Child Care.

Un adicional de 6 millones de dólares brindará apoyo y capacitación a los programas de cuidado infantil que trabajan para asegurar la acreditación y las tarifas relacionadas. Las investigaciones muestran que invertir en programas de cuidado infantil de mayor calidad produce mejores resultados a corto y largo plazo para los niños.

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias