49.9 F
New York
Sunday, April 18, 2021

Aseguran expertos: Vacunar a maestros no hará que estudiantes vuelvan a la escuela a tiempo completo

Te puede interesar

- Publicidad -

HARTFORD.- El estado de Connecticut comenzó esta semana el arduo trabajo de vacunar a 99 mil maestros y trabajadores escolares contra el COVID-19, abriendo la puerta para que los estudiantes regresen a las aulas.

¿Cuándo regresarán y en qué circunstancias?, siguen siendo preguntas abiertas.

Aproximadamente la mitad de los distritos escolares del Estado no ofrecen actualmente aprendizaje en persona a tiempo completo, por lo que los distritos deberán poder cambiar primero sus modelos de aprendizaje.

Pero también tendrán que convencer a los padres y estudiantes cautelosos de que estar en la escuela en persona todos los días es seguro, y que los estudiantes no llevarán el COVID-19 a su casa poniendo en riesgo a los padres, especialmente aquellos que trabajan en empleos de primera línea o tienen condiciones crónicos.

La vacilación familiar y los distritos que no ofrecen un retorno completo al aprendizaje en persona, actualmente mantienen al 95% de los estudiantes fuera de la escuela a tiempo completo.

“Sabemos que obviamente a los niños les va mejor en la escuela”, comentó Karlyn Fitzpatrick, maestra de estudios sociales de secundaria en Waterbury.

“Queremos que nuestros hijos vayan a la escuela, pero siempre hemos pedido que se haga de forma segura y hemos estado esperando las vacunas para sentirnos realmente seguros. Estamos completamente listos para que regresen y estén en persona”, agregó Fitzpatrick.

Pero si bien las educadoras como Fitzpatrick pueden sentirse más seguras, otros creen que no se producirá un retorno completo hasta que se vacune un mayor porcentaje de la población.

“Para las comunidades como la mía, si no vacunamos a los trabajadores esenciales, no podemos enviar a los niños a la escuela”, declaró el representante Antonio Filipe, un demócrata de Bridgeport.

“Ellos viven con sus padres,  sus tías, sus abuelos, hermanos y hermanas. Entonces, hasta que no vacunemos a los trabajadores esenciales, no podemos enviar de manera segura a nuestros niños de regreso a la escuela, porque no tendrán a nadie con quien regresar a casa, y simplemente lo contagiarán, aunque sus maestros ya lo estén vacunados”, agregó el congresista.

Por su parte, la presidenta de la Unión de Padres de Connecticut, Gwen Samuel, señaló que “la vacuna solo ayuda a los educadores. Los estudiantes todavía están interactuando. No veo a los padres atravesando las compuertas para volver a la escuela, porque todavía hay demasiadas variables. El contacto de niños con otros niños es un riesgo, hay exposiciones que los padres no pueden limitar y no se sienten seguros de enviar a sus hijos a las aulas”.

El gobernador Ned Lamont se ha enfrentado a un considerable rechazo por desafiar las recomendaciones federales al priorizar al personal escolar y las poblaciones mayores, pero no a las personas con afecciones preexistentes o trabajadores esenciales, como los empleados de las tiendas de comestibles. Esos trabajadores de primera línea son desproporcionadamente afroamericanos y latinos, a diferencia de las poblaciones mayores.

Aunque muchos estudiantes podrían no estar listos para regresar, los funcionarios de la administración de Lamont dicen que vacunar a los educadores es fundamental para lograr que más escuelas abran a tiempo completo.

Enfatizan que los cierres de las escuelas han afectado más duramente a las comunidades de color.

Un análisis de CT Mirror de los datos estatales muestra que los distritos que están aprendiendo en persona tienen más probabilidades de ser predominantemente blancos.

Es más probable que los estudiantes afroamericanos e hispanos asistan a la escuela en línea uno o dos días a la semana.

Los datos estatales también muestran que los estudiantes que asisten de forma remota pierden casi el doble de días que los que asisten en persona.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias