40.4 F
New York
Monday, March 1, 2021

Propuesta migratoria de Biden será un camino largo pero satisfactorio para indocumentados

Te puede interesar

- Publicidad -

DANBURY – Wilson Hernández llegó a los Estados Unidos en busca del llamado “sueño americano”.

Los amigos y familiares del entonces maestro de 27 años también salieron de su país de origen, Ecuador, rumbo a los Estados Unidos, Europa y Canadá.

La idea de emigrar a los Estados Unidos era “contagiosa”, manifestó el hispano.

“Incluso en la escuela secundaria, comienzas a aprender sobre los Estados Unidos y aprendes que esta nación es un país de oportunidades”, dijo Hernández, propietario del restaurante “La Mitad Del Mundo” en Danbury.

Hernández obtuvo la residencia legal temporal en los Estados Unidos en 1985, cuando el ex presidente Ronald Reagan aprobó un proyecto de ley de reforma migratoria que reprimió la contratación de inmigrantes indocumentados y otorgó amnistía a 2.7 millones de personas que habían llegado al país de manera indocumentada.

Pero no se convirtió en ciudadano hasta el 2000 y la esposa y los hijos de Hernández tardaron de 9 a 11 años en inmigrar legalmente.

Hernández expresó que el país necesita una reforma migratoria integral.

Es por eso que él y otros inmigrantes locales están elogiando un proyecto de ley del presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso que crearía un camino hacia la ciudadanía para aproximadamente 11 millones de indocumentados.

“No se trata solo de tener una nueva ley, sino de derechos humanos”, dijo Hernández.

Activistas de CT Students for a Dream (C4D), una red cofundada por dos gemelas que apoyan a los jóvenes indocumentados y sus familias, elogiaron el proyecto de ley porque no financia detenciones, deportaciones o la construcción del muro fronterizo que el ex presidente Donald Trump había pedido.

“Este proyecto de ley es la propuesta de inmigración más audaz hasta la fecha entregado por nuestro movimiento, y nunca ha llegado en un momento más urgente”, declaró Angélica Idrovo, líder de CT Students for a Dream.

“Todos los días vemos los efectos de las deportaciones masivas de inmigrantes hispanos y morenos, de la pandemia de COVID-19 y de la exclusión deliberada de inmigrantes del alivio vital pandémico. Este proyecto de ley sin duda es un alivio para todas nuestras familias”, comentó Idrovo.

“Bajo la administración Trump, la comunidad de inmigrantes perdió toda esperanza en la reforma”, comentó Elvis Novas, quien se mudó a los Estados Unidos desde República Dominicana en 1992.

“Definitivamente necesitamos algo que les dé a esas personas la oportunidad de continuar con su vida y lograr algunos sueños, de vivir realmente como un ser humano, porque, en algunos casos, vivir en las sombras no es humano”, declaró Novas, residente de Danbury y presidente del Dominican Club of Connecticut.

Permitir que los inmigrantes indocumentados se conviertan en ciudadanos beneficiaría al país y la economía, expresaron sus partidarios.

“No podemos mantener a estas personas en las sombras por más tiempo. Sería bueno para la economía, incluso por razones de seguridad. Ahora sabemos quiénes están aquí, dónde viven, qué están haciendo”, indicó Hernández.

Carolina Bortoletto, una de las llamadas “Soñadoras”, calificó el proyecto de ley como una de las leyes de inmigración más progresistas.

“Tener este proyecto de ley presentado es genial y definitivamente es una victoria del movimiento por los derechos de los inmigrantes”, agregó Bortolleto, quien vive en Brookfield y cofundó CT Students for a Dream (CD4).

Pero dijo que los inmigrantes indocumentados necesitan un cambio inmediato. Ya hay proyectos de ley ante el Congreso que podrían aprobarse para proteger a los trabajadores agrícolas, los inmigrantes con Estatus De Protección Temporal (TPS) y los “soñadores”, que fueron traídos ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños.

“Si bien este proyecto de ley avanza en el Congreso, será lento. Mientras tanto, hay cosas en las que Biden, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el líder demócrata de la mayoría del Senado, Chuck Schumer pueden trabajar en este momento y que aliviarían a la gente”, aseguró Bortoletto.

El proyecto de ley otorgaría tarjetas verdes de inmediato a los grupos mencionados por Bortoletto.

Para otras personas que viven en los Estados Unidos, a partir del 1º de enero de 2021, el plan establece un camino de cinco años hacia un estatus legal temporal. Si pasan verificaciones de antecedentes, pagan impuestos y cumplen con otros requisitos básicos, entonces, después de tres años, pueden obtener la ciudadanía.

Una parte clave de la reforma debe ser el apoyo a países con problemas económicos o políticos que llevan a sus ciudadanos a venir a Estados Unidos, señaló Novas.

“Queremos que la gente sepa que va a ser un largo camino y va a requerir que sigamos presionando a nuestros funcionarios electos para asegurarnos de que sigan avanzando”, finalizó  Bortoletto.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias