57 F
New York
Sunday, April 18, 2021

Frustración en trabajadores de tiendas de comestibles porque aún no pueden recibir la vacuna

Te puede interesar

- Publicidad -

NEW HAVEN.- Once meses después de la pandemia, Jason Laviana, de Torrington declaró que todavía tiene recuerdos de haber trabajado en el supermercado durante lo peor de COVID-19 el año pasado.

“Iba a trabajar todos los días y me sentaba en mi auto y rezaba. Fue una situación aterradora para mí”, expresó Laviana, quien tiene diabetes tipo 1.

Como muchos trabajadores de los supermercados en todo el Estado, Laviana contaba ser de las primeras en recibir la vacuna contra el coronavirus

Pero sus esperanzas se vieron frustradas, esta semana, cuando el gobernador Ned Lamont anunció que Connecticut ahora estaría siguiendo un despliegue de vacunas basado en la edad que da prioridad a los ancianos y a los educadores.

“Es algo difícil ver la luz al final del túnel y al mismo tiempo ser empujado hacia atrás. Nosotros también debimos ser una prioridad para recibir la vacuna”, dijo Laviana.

Hasta esta semana, se suponía que los “empleados esenciales” estaban incluidos en la siguiente fase de la distribución de la vacuna en Connecticut.

Eso habría incluido a los trabajadores de comestibles, empleados de transporte, trabajadores de servicios y otros en la línea del frente.

De acuerdo con los defensores, el cambio repentino de Lamont a un lanzamiento basado en la edad va en contra del consejo de uno de sus subcomités de vacunas y contra las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que sugieren que se dé prioridad a los trabajadores esenciales, como los de las tiendas de comestibles.

Lamont argumentó que el plan basado en la edad frenará la escasez de vacunas en el Estado e impulsará una distribución “equitativa y eficiente”.

Los datos recientes del Departamento de Salud Pública mostraron disparidades raciales en el lanzamiento, con la vacuna llegando al 3.4% de los residentes afroamericanos y al 5.2% de los hispanos, en comparación con el 56% de los residentes blancos.

El Gobernador citó las preguntas en forma de bola de nieve planteadas por la definición de “tienda de comestibles” como una de las razones para el cambio a las oleadas de vacunación estrictamente basadas en la edad.

Lamont dijo que comenzó a recibir preguntas sobre si las tiendas de comestibles también incluirían tiendas de conveniencia y grandes almacenes que venden comestibles.

“Mi objetivo es vacunar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible, y creo que este es el mejor camino para enfrentar ese desafío”, indicó Lamont.

Pero los empleados de los supermercados no están de acuerdo y dicen que ya han soportado la peor parte del COVID-19.

Entran en contacto con miles de personas a la semana y dicen que todavía manejan una minoría de consumidores que se niegan a adherirse a los protocolos de seguridad como el uso de máscaras y el distanciamiento social, y que, a su vez, no aprecian los riesgos que corren los trabajadores de las tiendas de comestibles.

“La gente no sigue las reglas como lo hacían al principio de la pandemia”, comentó Joseph Jarmie de East Haven, recordando cómo recientemente, un consumidor le dio una palmada en la espalda.

Jarmie tiene miedo de llevar el COVID-19 a su casa con su suegra de 84 años.

La vacuna iba a hacer que trabajar en un supermercado fuera más seguro.

Si bien Jarmie comprende que existe una demanda abrumadora de la vacuna, siente que se debería haber pensado más en el plan de distribución antes de que se omitieran a los trabajadores esenciales como él en la próxima fase.

“Al comienzo de la pandemia, estábamos ahí afuera poniéndonos en riesgo todos los días, y lo hicimos. No nos quejamos de eso. Hicimos lo que teníamos que hacer, pero ahora, un año después, todavía lo estamos haciendo. Nos ponemos en riesgo todos los días y no estamos recibiendo una vacuna”, lamentó Jarmie.

Este no es un problema exclusivo de Connecticut. En todo los Estados Unidos, a los trabajadores de las tiendas de comestibles se les retrasa el acceso a la vacuna contra el coronavirus a pesar de encontrarse con cientos de personas al día y tocar una variedad de superficies.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias