52.4 F
New York
Wednesday, February 24, 2021

Trabajadores esenciales y personas con afecciones preexistentes serán los próximos en recibir vacuna contra el COVID-19

Te puede interesar

- Publicidad -

NEW HAVEN.- Los trabajadores esenciales de primera línea de Connecticut y aquellos con afecciones médicas preexistentes que los ponen en mayor riesgo de complicaciones por el COVID-19, serán los próximos grupos elegibles para vacunarse, anunció el gobernador Ned Lamont.

“En este momento, estamos vacunando el grupo de 65 años o más y me gustaría pensar que en 10 días más o menos podremos hacer un anuncio en términos del próximo grupo”, manifestó Lamont.

La administración de Lamont indicó que el anuncio proporcionará más detalles sobre cómo se implementará la vacuna en esas poblaciones.

Ambos grupos incluyen una amplia franja de personas.

Según las estimaciones del Estado, hay un total de alrededor de 325 mil trabajadores esenciales de primera línea, excluyendo a aquellos que serían elegibles a través de otra categoría.

Aquellos con condiciones preexistentes menores de 65 años suman alrededor de 350 mil.

No está claro quién o cómo se priorizará a las personas de ambos grupos.

El Estado ha escalonado la elegibilidad de la vacuna por edad, primero permitiendo que las personas de 75 años o más reciban la vacuna antes de reducir la edad de elegibilidad a 65 años o más.

Lamont dijo que el Estado se basará en las definiciones de trabajadores esenciales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), así como en las condiciones preexistentes para determinar quién cumple con los criterios. El equipo del gobernador dijo en las últimas semanas que los médicos probablemente serán fundamentales para ayudar a determinar quién es elegible según una condición médica.

Además de la línea de tiempo, Lamont también anunció el martes que a partir del 19 de marzo, los lugares comerciales pueden realizar eventos con hasta 100 personas en el interior y 200 en el exterior.

“Estamos muy agradecidos de que el gobernador Lamont haya escuchado los ruegos de nuestra industria y que Connecticut ahora tenga un plan para abrir gradualmente eventos en interiores y exteriores en los próximos meses”, comentó Scott Dolch, director ejecutivo de la Asociación de Restaurantes del Estado.

Señaló que la industria de eventos del Estado y los negocios relacionados proporcionaban unos 32 mil puestos de trabajo por mes antes de la pandemia. Dolch dijo que es “fundamental” para la economía que esas personas regresen al trabajo.

“Este nuevo cronograma para la reapertura dará confianza a nuestros consumidores e invitados que necesitan planificar con meses de anticipación sus eventos especiales”, precisó Dolch.

La decisión de Lamont de aliviar las restricciones se produce cuando las hospitalizaciones por COVID-19 en el estado se redujeron el martes a 606, la menor cantidad desde el 10 de noviembre.

El número de infecciones aumentó en 580 con una tasa de positividad diaria del 2.83 por ciento.

Se registraron dos muertes más, lo que aumentó el número de fallecidos a 7 mil 449.

Asimismo, el Gobernador anunció el primer caso conocido de Connecticut de una variante del coronavirus en Sudáfrica. La persona no tenía antecedentes de viajes recientes, lo que llevó a los funcionarios de salud a creer que la cepa se contagió localmente.

Esa variante en particular, conocida como B.1.351, es preocupante porque los investigadores creen que algunas vacunas pueden ser menos efectivas contra ella. El Estado también ha registrado 42 casos conocidos de una variante conocida como B.1.1.7, identificada por primera vez en el Reino Unido, que se cree que se propaga más fácilmente entre las personas.

La oficina del gobernador apuntó que el suministro de vacunas del Estado debería aumentar alrededor del 22 por ciento la próxima semana, un aumento que Lamont dijo que sospecha que se mantendrá en el futuro.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias