52.4 F
New York
Wednesday, February 24, 2021

Propietarios de viviendas de CT que luchan por pagar su hipoteca se están quedando sin tiempo

Te puede interesar

- Publicidad -

NEW HAVEN.- A medida que la pandemia se prolonga, el tiempo se acaba para muchos propietarios. Las personas con préstamos en indulgencia deben reanudar los pagos este año, probablemente a finales de marzo.

Esto deja a muchos prestatarios con opciones difíciles: encontrar el dinero para pagar su hipoteca, refinanciar si es posible o convencer a su prestamista de que flexibilice los términos de su préstamo o incumplir.

Cuando llegue el momento de tomar una decisión al final de las moratorias actuales de ejecución hipotecaria, millones de personas podrían perder sus hogares.

El 12 por ciento de los hogares de Connecticut con préstamos hipotecarios han informado que no estaban al día con sus pagos. Muchos están en indulgencia, pero aún más están vencidos y morosos.

En el Estado, el 7.1 por ciento de las hipotecas están en mora, según Black Knight, una firma que proporciona datos y análisis a los prestamistas y administradores de hipotecas.

La morosidad alcanzó su punto máximo en mayo con un 9.6 por ciento, el nivel más alto desde la Gran Recesión.

Entre los propietarios de viviendas que están atrasados, casi el 20 por ciento piensa que podrían enfrentar una ejecución hipotecaria en los próximos dos meses, según la Census Bureau’s Household Pulse Survey.

“Un tsunami de ejecución hipotecaria va más allá de la pérdida de riqueza y propiedad de la vivienda. Es un problema realmente insoluble para la economía en el que la gente está lista y dispuesta a trabajar, pero no tendrá un lugar estable donde vivir. Es realmente insostenible y este realmente depende del gobierno para que dé un paso al frente y nos muestre cómo es un buen gobierno”, declaró Erin Boggs, directora ejecutiva de Open Communities Alliance.

Para los propietarios de viviendas que no pueden afrontar los pagos de la hipoteca debido a la pérdida de ingresos, la Federal Housing Administration (FHA) estableció opciones de ayuda para esas hipotecas federales, que representan aproximadamente el 70 por ciento de los préstamos hipotecarios de Connecticut.

Como una de sus primeras acciones en el cargo, el presidente Joe Biden extendió la moratoria federal de desalojos y ejecuciones hipotecarias hasta finales de marzo. Protege a los propietarios de viviendas con hipotecas aseguradas por el gobierno federal de enfrentar procedimientos de ejecución hipotecaria y a los inquilinos frente a desalojos relacionados con la ejecución hipotecaria.

Desde que se implementó la moratoria por primera vez, las ejecuciones hipotecarias se paralizaron.

En abril pasado, comenzaron 66 nuevas ejecuciones hipotecarias, en comparación con las 10 mil 445 que comenzaron en febrero del año pasado, según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD).

La razón de la morosidad en los préstamos de la FHA puede estar vinculada casi por completo a la emergencia nacional. A partir de enero, era la razón dada para el 83 por ciento de las nuevas morosidades graves, según el HUD.

A diciembre, más del 10 por ciento de los 8 millones de hipotecas unifamiliares respaldadas por la FHA estaban en mora por más de tres meses, la medida de morosidad grave.

Las moratorias de ejecución hipotecaria y las opciones de indulgencia no se aplican a los préstamos con bancos privado. La asistencia la determina cada prestamista.

Para ayudar a esos propietarios, Connecticut había establecido un programa de asistencia para propietarios de viviendas, pero terminó la admisión a principios de diciembre.

La Connecticut Housing Finance Authority todavía está poniendo a disposición el Emergency Mortgage Assistance Program para las personas que se retrasaron en los pagos de su hipoteca debido a una dificultad financiera temporal fuera de su control. Pero la agencia no puede ayudar a todos.

Más del 5 por ciento de las hipotecas a nivel nacional están en indulgencia, por debajo del máximo del 8.6 por ciento a principios de junio, según la Mortgage Bankers Association.

Aunque la indulgencia y la morosidad han mejorado desde mediados de 2020, cuando los planes de indulgencia comienzan a expirar en marzo, todavía habría aproximadamente 1.5 millones de morosidades más graves que al comienzo de la pandemia, según Black Knight.

A pesar de estas incertidumbres, los precios y las ventas de las viviendas aumentaron durante la pandemia, particularmente en el condado de Fairfield, que vio una afluencia de residentes de Nueva York que huyeron a Connecticut el año pasado.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias