42.9 F
New York
Sunday, February 28, 2021

Gobernador buscará extensión de orden de emergencia

Las restricciones de COVID-19 expirarán el 9 de febrero por lo que Ned Lamont busca extender el mandato del uso de máscaras, el cumplimiento del distanciamiento social y mantener las restricciones de las empresas

Te puede interesar

- Publicidad -

HARTFORD.- El gobernador Ned Lamont pedirá a la legislatura una extensión de las declaraciones de emergencia que han respaldado sus órdenes ejecutivas relacionadas con el COVID-19 desde marzo pasado.

Las declaraciones de emergencia civil y de salud pública le han dado a Lamont la autoridad para hacer cosas como restringir el funcionamiento de las empresas, requerir máscaras y el cumplimiento del distanciamiento social en respuesta a la pandemia en curso.

La orden de emergencia expirará el 9 de febrero. Por tal razón, Lamont y su jefe de gabinete, Paul Mounds, planean acercarse a los líderes legislativos y buscar una extensión.

Mounds manifestó que la administración está haciendo arreglos para reunirse con los legisladores esta semana para discutir la extensión.

La legislatura ya prorrogó las ordenes de emergencia de Lamont una vez en septiembre, cuando anteriormente estaban programadas para expirar.

Sin embargo, la pregunta ante los líderes es algo diferente ahora que la legislatura está nuevamente en sesión.

Las dos cámaras son libres de cambiar o revertir las órdenes de Lamont si no están de acuerdo con ellas. Hasta ahora, eso no ha sucedido.

El Gobernador dijo que permitir que las órdenes de emergencia expiren sin una acción legislativa sería un error.

El mes pasado, los líderes demócratas que controlan ambas cámaras de la legislatura parecían dispuestos a trabajar con Lamont si fuera necesario para extender su autoridad antes de la fecha límite de febrero, pero expresaron interés en acortar la duración de las ordenes de emergencia.

Además, querían opinar sobre cómo se gastan los fondos de ayuda de COVID-19 este año. Los republicanos, por otro lado, estaban preocupados por dejar tanto poder en manos del Poder Ejecutivo.

Las órdenes de salud pública de Lamont también han provocado un puñado de demandas.

La Corte Suprema de Connecticut escuchó argumentos en un caso en el que un abogado del propietario de un negocio en Milford acusó al Gobernador de “jugar a ser Dios” con sus poderes de emergencia.

El tribunal finalmente se puso del lado del Gobernador y mantuvo sus órdenes ejecutivas.

Cuando se le preguntó sobre sus críticos, Lamont defendió las órdenes de emergencia.

Cuando un comité bipartidista especial de líderes legislativos extendió su autoridad en septiembre, Lamont dijo que esperaba que la situación del virus estuviera más bajo control en esta etapa.

El jueves pasado, la tasa de infección estatal se situó en 4.3% con un promedio de 5.2% para la semana. Es una señal continua de que el pico de infección posterior a las vacaciones que ha sufrido el Estado durante las últimas semanas está comenzando a estabilizarse.

La calma relativa en las tasas de infección hizo que al menos uno de los vecinos de Connecticut redujera algunas restricciones. A partir del lunes, el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, rescindió una orden que obligaba a algunas empresas a cerrar a las 9:30 de la noche.

Lamont se negó a rescindir una orden similar sobre las empresas de Connecticut, citando la reapertura de escuelas, universidades y algunos deportes de invierno en las próximas semanas.

El Gobernador dijo que también estaba observando el impacto que tendría la cepa más infecciosa del virus en la situación de COVID-19 del Estado.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias