42.2 F
New York
Sunday, February 28, 2021

La era Biden atrae después de las mentiras y la insurrección de Trump

Te puede interesar

- Publicidad -

Una nación golpeada y acechada por la enfermedad, la muerte y la división se encamina hacia una semana épica en la que los principios constitucionales triunfarán sobre la mentira y la insurrección con la transferencia del poder de un presidente a otro.

El hecho de que el presidente electo, Joe Biden, asuma la presidencia el miércoles pondrá fin al asalto durante cuatro años de Donald Trump contra la verdad y la tranquilidad y una administración inundada de corrupción que puso a prueba la democracia estadounidense hasta el límite.

Su nuevo equipo enfrentará los desafíos nacionales más graves de cualquier nueva Casa Blanca en 90 años, con la pandemia desatada, casi 400.000 ciudadanos muertos, una economía en ruinas y el lanzamiento tambaleante de una vacuna.

La semana comienza en medio de signos inconfundibles de una nueva presidencia que se pone al día mientras una antigua administración se disuelve en desgracia y desorden. Se espera que Trump emita una avalancha de indultos y conmutaciones el martes, incluso para raperos y delincuentes de cuello blanco.

Una guarnición masiva de miles de soldados y fuerzas de seguridad en Washington, y la fea cicatriz de las cercas de hierro que rodean la Casa Blanca y el Capitolio para proteger la toma de posesión de las violentas turbas pro-Trump dan testimonio del legado de incitación de Trump. No habrá multitudes en el National Mall ni imágenes del nuevo presidente y la primera dama bailando el vals en los deslumbrantes bailes inaugurales. El esplendor silencioso subrayará la misión que la historia ha asignado al presidente de mayor edad que haya asumido el cargo: la de sacar a su nación de múltiples crisis.

Después de cuatro años en los que Trump desgarró las heridas raciales de Estados Unidos como una herramienta de poder, sin embargo, habrá un sentido de la historia cuando la senadora de California Kamala Harris se convierta en la primera vicepresidenta mujer, negra y del sur de Asia en tomar posesión de su cargo tras ser juramentada por la magistrada de la Corte Suprema Sonia Sotomayor.

Biden planea un comienzo asertivo de su presidencia

El equipo de Biden, que se ha visto obstaculizado por la negativa de Trump a permitir una transición pacífica y cooperativa, está preparando un esfuerzo del gobierno federal de múltiples frentes para combatir el covid-19, que un Trump desinteresado siempre falló en iniciar.

El presidente electo advierte que la grave situación de salud pública empeorará antes de mejorar, pero predica la unidad y busca inspirar a los estadounidenses derrotados por 10 meses horribles para que se preparen para un asalto final contra el virus.

«De todo el peligro de este momento, quiero que sepan, les doy mi palabra, veo la promesa», dijo Biden el viernes. «Ahora estamos siendo tan optimistas acerca de Estados Unidos, tan optimistas como yo siempre he sido. Tenemos todo lo que necesitamos, pero la voluntad debe demostrarse. Así que, el miércoles, comenzamos un nuevo capítulo».

Biden está preparando una serie de acciones ejecutivas tan pronto como asuma el cargo, incluida la reincorporación al acuerdo climático de París y el fin de la prohibición de viajes para los ciudadanos de algunos países principalmente musulmanes, lo que cambiará la cara exterior de Estados Unidos frente al mundo.

Trump permaneció oculto durante su último fin de semana en la Casa Blanca, con las idas y venidas de familiares, funcionarios y su equipo legal insinuando la ola de indultos que, según fuentes el domingo, podría cubrir a unas 100 personas, pero que no se espera que incluya un auto-indulto muy polémico.

Y en una medida de último minuto que dificultará que la administración de Biden se libere de la influencia de Trump, la Agencia de Seguridad Nacional acordó instalar al leal de Trump Michael Ellis, miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional, como su asesor general. El puesto es un trabajo de servicio civil en lugar de un nombramiento político, una designación que hace que sea más difícil para Biden despedir a Ellis.

Escenas aterradoras en el video del asalto al Capitolio

Con Washington aún traumatizado por el asalto al Capitolio, el impactante nuevo video publicado por The New Yorker que muestra a una turba incitada a una insurrección por Trump ofreció nuevas pruebas de la culpabilidad del presidente en un ataque al gobierno estadounidense.

Es probable que las afirmaciones de los alborotadores que llevaban el sombrero de «Make America Great Again» de que estaban actuando en nombre de Trump ocupen un lugar central en el juicio político de Trump en el Senado, que amenaza con frenar las esperanzas de Biden de un inicio rápido de su propia presidencia.

Una nueva encuesta de CNN publicada el domingo reveló el legado envenenado que dejará Trump. Solo el 19% de los republicanos cree que Biden fue elegido legítimamente luego de semanas de mentiras perpetradas por el comandante en jefe y sus propagandistas conservadores de que la elección fue robada. La falta de una verdad nacional compartida obstaculizará las esperanzas de Biden de forjar una respuesta nacional a la pandemia y ha dejado al Partido Republicano encerrado en una guerra civil.

Y si la historia reciente sirve de guía, los dos últimos días de la presidencia de Trump traerán más caos y desafíos al estado de derecho, antes de que salga de Washington el miércoles por la mañana para una lujosa pospresidencia en Florida.

‘Estamos heredando un lío’

La prioridad más importante de la administración Biden será rescatar el lanzamiento tambaleante de nuevas vacunas que conllevan la promesa de terminar finalmente con una pandemia que nunca ha sido más mortal.

El secretario entrante de la Casa Blanca, Ron Klain, dijo el domingo en «State of the Union» de CNN que «heredamos un gran lío aquí… pero tenemos un plan para solucionarlo». Biden espera administrar 100 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus en dos etapas en sus primeros 100 días. En la actualidad, Estados Unidos aún está muy por debajo de los 20 millones de dosis aplicadas que el equipo de Trump había prometido para fines de diciembre en medio de una mala coordinación en los estados y la falta de un plan federal.

Rochelle Walensky, la directora entrante de Biden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), advirtió el domingo que el ya terrible número de víctimas del virus empeoraría al establecer las expectativas iniciales para la nueva Casa Blanca.

«Para mediados de febrero, esperamos medio millón de muertes en este país», dijo Walensky a CBS en «Face the Nation».

Los expertos médicos esperaban que la pandemia alcanzara su punto máximo en su ola más reciente y peligrosa en las próximas semanas y que los casos y las muertes disminuirían en la primavera. Pero el Dr. Scott Gottlieb, excomisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), advirtió que una variante más transmisible del virus comenzaría a dominar los nuevos casos en las próximas semanas y mantendría altas tasas de infección.

«El único respaldo contra esta nueva variante es el hecho de que tendremos mucha infección para entonces, por lo que habrá mucha inmunidad en la población y vacunaremos a más personas, pero esto realmente cambia la ecuación», dijo Gottlieb, también en «Face the Nation».

Biden planea firmar un decreto que requiere el uso de mascarillas en propiedad federal y durante viajes interestatales y está instando a todos los estadounidenses a usar cubiertas faciales durante 100 días. Pero esta es un área donde los esfuerzos de Trump por romper la legitimidad de Biden podrían tener una consecuencia mortal, ya que será un desafío para el nuevo presidente convencer a los estadounidenses que creen falsamente que se robó las elecciones.

El ‘daño’ al alma de Estados Unidos

Klain también le dijo a CNN que confiaba en que el Servicio Secreto y la Guardia Nacional mantendrían la seguridad en la toma de posesión el miércoles, pero expresó su preocupación por la posible violencia en todo el país.

«Creo que los eventos de las últimas semanas han demostrado cuánto daño se le ha hecho al alma de Estados Unidos y cuán importante es restaurarla. Ese trabajo comienza el miércoles», le dijo Klain a Tapper.

Para exacerbar las múltiples crisis que enfrenta su nueva administración, Biden asumirá el cargo con un gabinete fantasma, sin que ninguno de sus nombrados clave sea confirmado por el Senado republicano que ha mostrado poca urgencia a pesar de las circunstancias extremas. Los demócratas tomarán el control ya que Harris tendrá la capacidad de emitir el voto decisivo sobre la legislación estancada en la cámara 50-50, una vez que los dos demócratas que ganaron las elecciones de segunda vuelta del Senado en Georgia estén sentados.

Pero el inminente proceso de Trump después de su histórico segundo juicio político la semana pasada amenaza con frenar aún más el impulso inicial de Biden y su legislación de crisis pandémica de US$ 1,9 billones. El líder entrante de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, está buscando diseñar un proceso que le permita al Senado hacer dos cosas a la vez.

El principal gerente de juicio político de los demócratas, el representante Jamie Raskin de Maryland, le dijo a Tapper que sería incorrecto darle un pase al presidente saliente dada la gravedad de sus acciones.

«No creo que nadie discuta seriamente que deberíamos sentar un precedente, donde cada presidente que sale por la puerta tiene dos semanas o tres semanas o cuatro semanas para tratar de incitar una insurrección armada contra la unión u organizar un golpe contra la unión, y si tiene éxito, se convierte en un dictador, y si fracasa, no está sujeto a juicio político o condena porque solo queremos dejarlo en el pasado», dijo Raskin en «State of the Union».

En los últimos días, el vicepresidente Mike Pence ha estado desempeñando muchas de las tareas de despedida que normalmente realiza un presidente desde que Trump se ha negado a pronunciar el tipo de discurso de despedida que es habitual. El domingo, en uno de sus últimos discursos oficiales como vicepresidente, Pence habló en Fort Drum, Nueva York.

«Tengo fe en que llegará el día en que dejemos estos tiempos difíciles en el pasado y salgamos más fuertes y mejores que nunca», dijo Pence.

«Sanaremos nuestra tierra. Renovaremos nuestras fuerzas», agregó, sin señalar la negación y mala gestión de Trump de la pandemia y la negativa a presidir una transferencia pacífica del poder que empeoró inconmensurablemente esos tiempos difíciles.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias