40.7 F
New York
Thursday, January 21, 2021

Regulaciones de zonificación evitan que hispanos vivan en ciudades ricas en recursos

Te puede interesar

- Publicidad -

NEW HAVEN.- Alrededor del 65% de los residentes afroamericanos e hispanos de Connecticut alquilan en lugar de ser propietarios de sus espacios de vida, según Fionnuala Darby-Hudgeons, directora de operaciones del Connecticut Fair Housing Center.

El 60% de los residentes afroamericanos e hispanos de Connecticut no pueden pagar una renta justa, en comparación con el 36% de los residentes blancos, lo que hace que la falta de viviendas asequibles afecte desproporcionadamente a las personas de color.

“Siempre consideramos el desarrollo de viviendas asequibles como la forma más efectiva y menos costosa de integrar nuestras comunidades predominantemente blancas”, comentó Darby-Hudgens.

“Debido a que es mucho menos probable que las familias afroamericanas e hispanas puedan pagar alquileres o hipotecas justas en el mercado, las regulaciones de zonificación y las juntas de zonificación que aseguran que las unidades asistidas o con restricciones de escritura nunca se construyan de manera efectiva, hace que esas personas no puedan vivir en esa ciudad”, precisó Darby -Dijo Hudgens, queriendo decir que incluso si la intención no es discriminatoria, el efecto claramente lo es.

Ese problema es evidente en Madison, donde la población es aproximadamente 94 por ciento blanca, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, en comparación con alrededor del 75 por ciento en el estado de Connecticut.

Menos de 100 afroamericanos llaman hogar a Madison. Si bien el Estado se ha vuelto más diverso en población con el tiempo, las cifras de Madison no se han movido.

Durante muchos años, los residentes de Madison se han resistido a cualquier movimiento para agregar viviendas asequibles, y muchas preocupaciones legítimas se centran en cuestiones como el tráfico, la comercialización o los posibles impactos fiscales.

Pero a menudo el retroceso a las viviendas asequibles se centra en imágenes o temores que no se basan en la realidad, según Darby-Hudgens, con cosas como el crimen, la basura o el ruido. Estos temores a menudo son producto de prejuicios racistas y rara vez reflejan este tipo de desarrollos o las personas que viven en ellos, agregó.

Aunque el Estado se ha fijado la meta de que cada ciudad haga asequible el 10 por ciento de su parque de viviendas, Madison se ha quedado muy corto, de hecho, ha disminuido su porcentaje total de unidades asequibles durante los últimos 15 años.

Entre 2002 y 2019, la Ciudad agregó una red de cuatro unidades de vivienda asequible, que ahora se ubican en 136, o el 1.69 por ciento del parque de viviendas de la Ciudad.

Pero según los legisladores locales, las discusiones para cambiar potencialmente la forma en que se manejan la zonificación y la vivienda asequible han ganado fuerza a nivel estatal, presionando para incentivar más o encontrar otros métodos para hacer cumplir las prácticas de vivienda equitativa.

La Comisión de Planificación y Zonificación de Madison recomendó recientemente la convocatoria de un comité para abordar la vivienda asequible, en parte porque el Estado exige que cada ciudad adopte un plan a largo plazo para viviendas asequibles para el 2022.

Después de que la nación se enfrentó a un ajuste de cuentas este verano con crudos ejemplos de brutalidad policial y racismo sistémico que provocó manifestaciones en miles de ciudades y pueblos en todos los estados, incluido Madison, muchas personas buscan encontrar explicaciones para algunas de estas desigualdades persistentes que continúan plagando el país, el Estado y la ciudad.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias