41.5 F
New York
Sunday, February 28, 2021

Aumentan condiciones de sequía en el Estado

Te puede interesar

- Publicidad -

Antes de esta semana, los condados de Fairfield, Middlesex y New Haven se encontraban en “condiciones por debajo de lo normal”, una sequía en la etapa uno, según los criterios del Drought Preparedness and Response Plan.

NEW HAVEN.- Varias semanas de clima seco en Connecticut han llevado al Interagency Drought Workgroup, que tiene la tarea de monitorear los suministros de agua de Connecticut, a recomendar elevar las designaciones de etapas de sequía en la mayor parte del Estado.

Antes de esta semana, los condados de Fairfield, Middlesex y New Haven se encontraban en “condiciones por debajo de lo normal”, una sequía en la etapa uno, según los criterios del Drought Preparedness and Response Plan.

Los cinco condados restantes estaban en la etapa Dos o “sequía incipiente”, y se alentó a los residentes a reducir el riego al aire libre y otros riegos no esenciales, posponer la plantación de nuevos céspedes o vegetación y minimizar el uso general de agua.

Después de su reunión del jueves pasado, el Interagency Drought Workgroup recomendó a la oficina del gobernador, Ned Lamont, trasladar los condados de Hartford, Tolland, Windham y New London a una designación de etapa tres, que es “sequía moderada”.

Aconsejó que los condados de Middlesex y Litchfield deberían clasificarse en la etapa dos.

El grupo de trabajo tiene la tarea de implementar el plan de sequía del Connecticut Water Planning Council, que fue adoptado en 2018.  Establece cinco etapas de sequía y estrategias para mitigarla cuando ocurre.

La mayoría de las partes de Connecticut están operando con un déficit de lluvia de más de 10 pulgadas.

La situación ha sido más evidente en la parte oriental del Estado, donde las condiciones se han deteriorado rápidamente después de que en agosto y septiembre hubo un clima extremadamente caluroso y árido.

Aunque la mayor parte del Estado registró algo de lluvia la madrugada del miércoles pasado, la cantidad no fue lo suficientemente significativa como para cambiar las persistentes condiciones de sequía.

Los temores de los incendios forestales se confirmaron a mediados de septiembre cuando las chispas provocaron un incendio en el parque estatal Natchaug en Windham que consumió más de 90 acres.

Las condiciones secas, junto con el suelo reseco del subsuelo, hicieron que las condiciones fueran propicias para alimentar un fuego ardiente subterráneo que era difícil de contener y extinguir rápida y completamente.

Para combatir las condiciones actuales de sequía en todo el Estado, el Departamento de Energía y Protección Ambiental (DEEP) instó a los residentes a tomar decisiones seguras, monitorear los informes diarios de peligro de incendios forestales y planificar la quema al aire libre en consecuencia.

La sequía ha provocado que el DEEP retrase su cronograma anual de repoblación de peces.

Connecticut no es ajeno a la sequía. De acuerdo con el Drought Preparedness Response Plan, la sequía más severa ocurrió durante un período de varios años entre 1961 y 1969, cuando gran parte del noreste de los Estados Unidos se enfrentó a cultivos agrícolas devastados, lechos de ríos secos y suministros de agua potable agotados.

Las autoridades alentaron a los residentes a conservar el agua siempre que sea posible, establecer metas voluntarias de reducción del uso de agua del 10 al 15% y reducir el uso innecesario de agua, como lavar autos, llenar los estanques de peces o regar el césped para garantizar el suministro de agua segura para los residentes, agricultura, ecosistemas naturales, vida silvestre y medio ambiente.

 

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias