33.8 F
New York
Saturday, January 23, 2021

Programas de adicción se adaptan para enfrentar desafíos de la pandemia

Te puede interesar

- Publicidad -

El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism informó que aproximadamente 88 mil personas (aproximadamente 62 mil hombres y 26 mil mujeres) mueren anualmente por causas relacionadas con el alcohol, lo que convierte al alcohol en la tercera causa de muerte evitable en los Estados Unidos.

NEW HAVEN.- A principios de este año, un examen de los certificados de defunción de los National Institutes of Health (NIH) en los Estados Unidos mostró un fuerte aumento de las muertes relacionadas con el alcohol entre 1999 y 2017. Connecticut reflejó esos números, y las organizaciones de adicciones intensificaron sus esfuerzos para llegar a los necesitados.

Luego vino la pandemia. Los centros de tratamiento, los grupos de apoyo y el Estado de repente recibieron la orden de cerrar.

Las ventas de bebidas alcohólicas se han disparado durante la pandemia, según la firma de investigación Nielsen.

Las ventas en línea de alcohol aumentaron en un 243 por ciento en el período de siete semanas que terminó el 18 de abril en relación con el mismo período del año anterior, y las ventas de alcohol en las tiendas aumentaron en un 21 por ciento durante el mismo período, informó Nielsen.

Según la firma de investigación, hubo tres veces más compradores en línea en las dos semanas que terminaron el 18 de abril que en las dos semanas que terminaron el 29 de febrero.

El análisis de los certificados de defunción de los NIH encontró que la tasa de muertes relacionadas con el alcohol entre las personas de 16 años y mayores se duplicó, de 35 mil 914 a 72 mil 558, entre 1999 y 2017.

El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism informó que aproximadamente 88 mil personas (aproximadamente 62 mil hombres y 26 mil mujeres) mueren anualmente por causas relacionadas con el alcohol, lo que convierte al alcohol en la tercera causa de muerte evitable en los Estados Unidos. El primero es el tabaco. El segundo es una dieta pobre y la inactividad física.

Según las clasificaciones anuales de salud de 2019 de la United Health Foundation en Connecticut, el 15.7 por ciento de las mujeres y el 22.6 por ciento de los hombres informaron que bebían en exceso.

“En general, Connecticut refleja lo que se ve en los Estados Unidos, una duplicación aproximada de las muertes relacionadas con el alcohol”, comentó Karyn Backus, epidemióloga del Departamento de Salud Pública del Estado.

El Estado trabaja duro para llegar a los residentes que luchan con problemas de adicción, tanto relacionados con el alcohol como con las drogas, donde viven y trabajan.

Existe una superposición significativa entre los consumidores de alcohol y drogas, como lo reveló el análisis de los NIH.

En 2017, las muertes por sobredosis en el país por una combinación de alcohol y otras drogas totalizaron 10 mil 596, aproximadamente el 15 por ciento del total de muertes relacionadas con el alcohol.

El DMHAS ha respondido a los datos que apuntan a las necesidades de la comunidad.

En 2019, como parte de su iniciativa de tratamiento asistido por medicamentos en la calle, lanzó un programa que despliega regularmente un RV (vehículo con personal médico) y tres camionetas en lugares de alta necesidad en Hartford, Bridgeport, Torrington y el área metropolitana de Milford.

Usando fondos federales asignados a través de una subvención, el DMHAS proporciona aproximadamente 200 mil dólares para operar y dotar de personal a cada camioneta.

Normalmente, las furgonetas están bien equipadas con personal y recursos.

Los médicos en el lugar y los profesionales de la salud aliados brindan evaluaciones médicas, entrenamiento de recuperación según sea necesario, entre otros servicios.

Los pacientes también pueden recibir suministros adicionales de reducción de daños y referencias a clínicas físicas.

 

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias