41.5 F
New York
Saturday, January 16, 2021

En medio de preocupaciones raciales Gobernador ordena reformas radicales de policía estatal

Te puede interesar

- Publicidad -

Bajo una orden ejecutiva general que el gobernador Ned Lamont firmó, el lunes pasado, la policía estatal de Connecticut ahora tiene prohibido el uso de estrangulamientos y otras tácticas que restringen la respiración de los arrestados.

Está prohibido el uso de estrangulamientos y otras tácticas que restringen la respiración de los arrestados

HARTFORD.- La policía estatal de Connecticut ahora tiene prohibido el uso de estrangulamientos y otras tácticas que restringen la respiración bajo una orden ejecutiva general que el gobernador Ned Lamont firmó, el lunes pasado.

La orden es considerada como una reconciliación racial después de la muerte de George Floyd en Minneapolis.

La orden también finaliza o detiene la compra de equipos militares al gobierno federal por parte del Departamento de Servicios de Emergencia y Protección Pública.

Asimismo, requiere que cada agente de la policía estatal uniformado y vehículo marcado esté equipado con una cámara antes del 1º de enero de 2021, y revisa la política estatal del uso de la fuerza.

Lamont comentó que sabe que los legisladores esperan abordar los problemas policiales en una sesión especial este verano, pero “no quiero esperar otro minuto para aumentar la responsabilidad y la transparencia policial en Connecticut”.

El Gobernador indicó que “la responsabilidad policial se trata de la confianza y el buen trabajo policial no funciona sin la confianza de la comunidad, por lo que es importante realizar cambios radicales en la política policial”.

La orden de Lamont es una respuesta a las protestas y manifestaciones tras la muerte de Floyd en Minneapolis, cuando el oficial de policía Dereck Chauvin se arrodilló en su cuello durante casi nueve minutos.

Lamont también dijo que se está avanzando para diversificar la fuerza policial estatal, que es un 80 por ciento de hombres blancos.

Una nueva clase es de 60 por ciento de hombres blancos, y aunque todavía no es lo suficientemente bueno, representa un progreso, indicó.

Muchas de las iniciativas en la orden ejecutiva, como un portal web que documenta los actos de fuerza policial, ya estaban en marcha en la policía estatal, pero la orden de Lamont las codifica como obligatorias inmediatamente.

Él y tres legisladores, incluidos los copresidentes del comité de seguridad pública de la Asamblea General, expresaron que esperan ver una legislación que bloquee las órdenes tan pronto como este verano.

La orden solo se aplica a la policía estatal, pero Lamont y los legisladores comentaron que trabajarán para que las nuevas reglas se apliquen a los departamentos municipales.

El senador estatal Dennis Bradley, demócrata de Bridgeport, elogió la orden ejecutiva de Lamont y prometió el apoyo de la legislatura en futuras reformas, mientras que el representante Joe Verrengia, demócrata de West Hartford, precisó que el anuncio era significativo.

“Este es el primer paso de muchos que espero trabajar con el Gobernador y mis colegas legisladores para trabajar en las reformas policiales”, declaró Verrengia. Agregó que “creo que es importante tomarse un momento para reconocer que Connecticut ha sido un líder en lo que respecta a las reformas y hemos implementado cambios importantes como resultado, pero este incidente nos hace darnos cuenta de que podemos hacer más”.

Un proyecto de ley de reforma del año pasado, restringió pero no prohibió los estrangulamientos y otras maniobras por parte de los oficiales.

Brandon McGee (D-Hartford), presidente de la Black and Puerto Rican Caucus, de la legislatura, dijo que el grupo y otros trabajarán con Lamont en una nueva legislación que “realmente escucha las voces de la comunidad que escuchamos en las manifestaciones y las protestas y no solo una política que estamos pasando para pasar algo”.

Por su parte, la American Civil Liberties Union (ACLU) de Connecticut consideró que la orden ejecutiva no es suficiente para poner fin a la violencia o el racismo policial.

 

 

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias