33.4 F
New York
Wednesday, January 27, 2021

Jueza desestima que busca liberación de reclusos

Te puede interesar

- Publicidad -

 

La jueza de la Corte Superior, Barbara Bellis, desestimó una demanda que buscaba la liberación de ciertos reclusos en riesgo de contraer COVID-19 de las cárceles de Connecticut.

WATERBURY.- Una jueza estatal desestimó una demanda que buscaba la liberación de ciertos reclusos en riesgo de contraer COVID-19 de las cárceles de Connecticut.

La jueza de la Corte Superior, Barbara Bellis, otorgó al Estado la moción para desestimar la queja, argumentando que la demanda presentada por la Connecticut Criminal Defense Lawyers Association carecía de legitimación.

Además, concluyó que los demandantes no podían demostrar que el comisionado del Departamento de Correcciones, Rollin Cook y el gobernador Ned Lamont actuaron con “indiferencia deliberada” a los riesgos planteados por la pandemia de COVID-19.

La demanda, argumentada por la American Civil Liberties Union (ACLU), pedía que se suspendiera a todos los reclusos que se encontraban dentro de los seis meses posteriores al final de sus condenas y se exhortaba a liberar a demanda todos los reclusos por violaciones “técnicas” de libertad condicional.

A pesar de la pérdida en la Corte estatal, la ACLU está presionando con una demanda federal en nombre de todos los reclusos con la esperanza de mantener a más personas seguras a medida que el COVID-19, que ha cobrado la vida de más de 2 mil personas en Connecticut, se propaga a través de las cárceles estatales.

“Nuestros corazones están con los seres queridos de las personas encarceladas, a quienes el Estado continúa poniendo en peligro desde el inicio del brote del COVID-19″, declaró Dan Barrett, director legal de la ACLU en Connecticut, que representa a los demandantes.

“No dejaremos de pelear, y estamos utilizando todas las herramientas a nuestra disposición para exigir al gobernador Ned Lamont y al comisionado del Departamento de Correcciones, Rollin Cook, que cumplan con su obligación constitucional y moral de proteger a las personas encarceladas del COVID-19”, agregó Barrett.

Hasta el lunes pasado, 310 empleados del Departamento de Correcciones y 382 reclusos habían dado positivo por COVID-19, según los datos estatales.

Dos reclusos han muerto en las últimas semanas. Ambos eran hombres de entre 50 y 60 años que tenían afecciones preexistentes que los harían más propensos a tener complicaciones de la enfermedad.

Los funcionarios del Departamento de Correcciones expresaron que 93 miembros del personal que habían resultado positivos se recuperaron y regresaron a trabajar.

Los reclusos que dan positivo o muestran síntomas están siendo llevados a la Northern Correctional Institution, donde pueden ser aislados.

Más de 200 han regresado a sus instalaciones originales después de dar positivo por la enfermedad, indicaron los funcionarios de la agencia.

Los miembros de la familia y los defensores, incluida la ACLU en Connecticut, han expresado abiertamente la exigencia de la liberación de tantos presos como sea posible, ya que la enfermedad comenzó a afectar al Estado.

Los funcionarios sindicales que representan a los oficiales de corrección y otro personal del Departamento de Correcciones también han exigido mejores protecciones para los empleados y los reclusos.

Los funcionarios del Departamento sostuvieron que la población carcelaria es la más baja en años debido a los esfuerzos por lograr que aquellos que están cerca de su liberación salgan con el apoyo de la comunidad a medida que se desarrolla la crisis de salud.

 

PIE DE FOTO

La jueza de la Corte Superior, Barbara Bellis, desestimó una demanda que buscaba la liberación de ciertos reclusos en riesgo de contraer COVID-19 de las cárceles de Connecticut.

https://yankeepeddlernorwalk.com/

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Ultimas noticias