EL SOL News

El Congreso inútil

Daniel Morcate

Esta semana regresó al trabajo –es un decir– la Cámara de Representantes. La próxima lo hará el Senado. Y ustedes, estimados lectores, se preguntarán para qué. Muchos seguramente ni siquiera notaron que los legisladores se habían ido al

descanso de Thanksgiving. Los norteamericanos nos hemos acostumbrado a que las sesiones del Congreso sean otra forma más larga y compleja de descanso, en la que nuestros representantes electos se dedican a maquinar unos contra otros y todos contra el país. Pero no a legislar. Es lo que el atrabiliario presidente Harry Truman bautizó como el “ do nothing Congress”, el Congreso inútil, a propósito del número 80 que padeció. Desde entonces, miles de legisladores han hecho lo posible para merecerse el mote. Y pocos lo han logrado tanto como el grupo actual.

En efecto, el Congreso que nos gastamos este año compite con el del año pasado por el primer lugar en improductividad. Como antecedente, observemos que la sesión legislativa de 2012 estableció marca de menos leyes sustantivas aprobadas con 41. Le sigue la sesión vigente con 44. Con los años han aumentado las crispaciones políticas entre congresistas hasta el punto que el promedio de leyes que adoptan anualmente ha descendido de ciento y pico a 77. Y seguirá cayendo mientras permanezca en la Casa Blanca un presidente afroamericano más o menos liberal, es decir, durante los próximos tres años de Barack Obama.

Por fortuna, Washington es una ciudad amena e instructiva, que ofrece una enorme variedad de diversiones y manifestaciones culturales, incluyendo decenas de museos gratuitos. Así la diseñaron visionarios que entendieron que llegaría el momento en que miles de legisladores no tendrían nada que hacer en el Capitolio y necesitarían otras cosas interesantes en las que ocupar sus horas de ocio. De ahí que nuestra capital sea una de las ciudades con más museos del planeta, incluyendo los más extravagantes, justo a la medida de nuestros ociosos congresistas y sus familiares que viven con ellos o los visitan a menudo: el Museo del Espía Internacional –para legisladores paranoicos–, el Museo de las Esculturas de Jardín –para las parejas sentimentales de los congresistas–, el Museo Nacional del Crimen y Castigo –para legisladores que se tuercen o van camino de torcerse– y el Newseum, para los periodistas que se aburren informando sobre el improductivo Congreso.

Además de abundantes museos, cines, restaurantes y bares, nuestros congresistas han diseñado su propia recreación para matar el tiempo en el Capitolio. Consiste en adoptar leyes simbólicas de las que no suelen hablar por razones obvias. Este año, por ejemplo, aprobaron una que le da el nombre del gran toletero Stan Musial a un puente que pasa sobre el río Mississippi entre Illinois y Missouri; y otra que le pone el nombre de la ex senadora Kay Baily Hutchinson a un inciso del código del Servicio de Rentas Internas. En el pasado, un legislador propuso prohibir el usar bigotes postizos en las iglesias, prohibición que ya existe en Alabama; y otro legislador, cansado de que le vacilaran a su bella esposa, pretendió en vano ilegalizar el piropo, como sucede en Nueva York, donde esa vieja maña de cazadores de mujeres le puede costar a uno $25 de multa si la dama priropeada se siente ofendida o anda con el moño virado.

No está claro si la inutilidad de nuestro Congreso es una tragedia o una bendición oculta. Por un lado, parece lamentable que nuestros legisladores se dediquen a pasarla bomba y a pelearse entre sí mientras sobre sus escritorios languidecen importantes asuntos de estado como la reforma migratoria, un presupuesto federal estable o medidas para generar empleos y estimular la economía nacional. Pero por otro lado resulta inquietante la perspectiva de que el Congreso continúe complicándonos las vidas con leyes nuevas. Como están las cosas, vivimos ya en un país donde todo ha estado, está o estará prohibido en algún momento debido a la vasta madeja de estatutos federales, estatales y locales. De ahí que a lo mejor nos convenga un Congreso inútil, como el que tenemos, en lugar de otro que se tome en serio su misión de legislar.

Te puede interesar

Compartir

Noticias Relacionadas

Más Noticias Recientes

La de Perú, recompensada con el premio 'The Best' a la mejor afición

La de Perú, recompensada con el premio 'The B

LONDRES (EFE).- La hinchada de Perú fue recompensada este lunes con el premi[...]
Fadi Fawaz afirma que George Michael intentó suicidarse  en cuatro ocasiones

Fadi Fawaz afirma que George Michael intentó

El último novio de George Michael, Fadi Fawaz, sorprendió a los fans del cantant[...]

Nuestra edición más reciente

EL SOL NEWS 1347EL SOL NEWS 1347

Publicidad

Calendario

septiembre 2018
D L M X J V S
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Nuestras Secciones

Reflexiones

Enseñanzas de mi Madre

Enseñanzas de mi Madre

• Mi madre me enseñó a apreciar un trabajo bien hecho. "¡Si se van a matar, hág[...]

Aunque me tapo los oídos con la almohada y grito de rabia cuando suena el desper[...]
Busca dentro de ti

Busca dentro de ti

Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta de aquellos que cre[...]

Pulse aqui para ver la Caricatura de la Semana

La noticia en imágenes

ElSol News Slider -

Lo Más Destacado

La de Perú, recompensada con el premio 'The Best' a la mejor afición

La de Perú, recompensada con el premio 'The Best' a la mejor afición

LONDRES (EFE).- La hinchada de Perú fue recompensada este lunes con el premio 'The Best de la FI[...]
Maduro reta a Duque a debate televisado para hablar de Colombia y Venezuela

Maduro reta a Duque a debate televisado para hablar de Colombia y Venezuela

CARACAS (EFE).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, retó hoy a su homólogo colombiano, I[...]

EL SOL News en su correo