EL SOL News

Conserje enfrenta deportación después de dejar Colombia hace 16 años

A Francisco Acosta se le negó el asilo y no ha visto a su esposa e hijos desde 2001. Durante su apelación vino a Connecticut porque otros miembros de su familia viven aquí, y ahora trabaja como conserje en la Wesleyan University en Middletown. En la foto, junto al senador federal Richard Blumenthal.

HARTFORD.- Cuando Francisco Acosta dejó Colombia, y a su esposa e hijos adolescentes en 2001, esperaba poder traerlos pronto a los Estados Unidos.

Después de tres días conduciendo desde Colombia, Acosta cruzó la frontera hacia El Paso, Texas, e inmediatamente solicitó asilo político por la brutal violencia que había dejado atrás.

A Acosta se le negó el asilo y no ha visto a su esposa e hijos desde entonces.

Durante su apelación en el caso de asilo, vino a Connecticut porque otros miembros de su familia viven aquí, y ahora trabaja como conserje en la Wesleyan University en Middletown.

El inmigrante enfrenta una orden de deportación que lo enviará de regreso a su país. Acosta manifestó que fue amenazado de muerte por enseñar y apoyar a los sindicatos.

“En ese momento en Colombia, mataron a un grupo de maestros y políticos. Asesinaron a mis compañeros y querían matarme porque querían reclutar a mis alumnos y yo era un impedimento para ellos”, declaró Acosta en una entrevista en español.

Después de llegar a los Estados Unidos, Acosta contrató a un abogado de inmigración que lo ayudó a defender su caso de asilo.

El proceso duró 7 años, y en 2008, el abogado de Acosta le dijo que su solicitud había sido denegada.

Acosta se encuentra en la única situación de ser el único miembro de su familia en los Estados Unidos a quien no se le otorgó estatus legal.

Su madre y cuatro de sus hermanos son ciudadanos estadounidenses y sus tres hermanas son residentes legales.

Además, es cuidador de su madre que, a sus 82 años, está en silla de ruedas y lucha contra el cáncer.

“Soy una de las principales personas que la cuido. Como estoy solo aquí, tengo más tiempo para ayudarla”, expresó el inmigrante.

Desde que se le negó su solicitud de asilo, Acosta ha estado realizando controles anuales con el U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE). Había obtenido autorizaciones de trabajo por parte del ICE y permiso de estadía cada año, hasta hace tres semanas, el 20 de noviembre.

Cuando Acosta se sometió a su chequeo anual con el ICE, le dijeron que se presentara con un boleto de ida a Colombia.

“No soy una amenaza para los Estados Unidos. Mi registro está limpio. No soy un delincuente. En el tiempo que he vivido en este país siempre he trabajado y he pagado mis impuestos”, indicó el inmigrante.

Acosta ha trabajado desde que llegó a los Estados Unidos. Había planeado tomar clases de inglés, pero terminó enviando el dinero que hizo como conserje a Colombia para pagar la universidad de su hijo y sus títulos de posgrado.

En la Wesleyan University, Acosta muestra una cara familiar. Mientras limpia los edificios, a menudo utiliza su experiencia como profesor de física y química de la escuela secundaria para ayudar a los estudiantes con su trabajo.

“Ha hecho muchos amigos allí”, declaró Franklin Soults, vocero del sindicato de servicios a la propiedad al que pertenece Acosta, la 32BJ.

Soults agregó que se espera que el abogado de Acosta presente la documentación para reabrir su caso de asilo y que pueden presentar una petición para que se frene su deportación.

Pero el caso de Acosta sigue en el aire, El inmigrante compró un boleto de ida a Colombia para el 15 de enero, y si se ve obligado a regresar, no sólo tendrá que dejar a su madre enferma en Hartford, sino que también deberá regresar a un país que no ha visto desde hace 16 años.

“Ir a Colombia es aún más peligroso ahora porque, después del acuerdo de paz, algunos de los guerrilleros están en el poder”, precisó el inmigrante.

El lunes pasado, activistas de varias organizaciones pro inmigrantes llevaron a cabo una manifestación de apoyo para Acosta frente al Abraham A. Ribicoff Federal Building de Hartford.

Una petición de apoyo para el inmigrante que circula por la universidad ha recibido más de 300 firmas.

 

 

Te puede interesar

Noticias Relacionadas

Más Noticias Recientes

Ariana Grande pasea con amigos tras no asistir a los Emmy

Ariana Grande pasea con amigos tras no asisti

La cantante Ariana Grande, que ha mantenido un bajo perfil después de la muerte [...]
Esto hace Marjorie de Sousa para que su hijo llore en las visitas de Julián Gil

Esto hace Marjorie de Sousa para que su hijo

El diseñador Gustavo Matta, gran amigo de Julián Gil, revela que Marjorie actúa [...]

Nuestra edición más reciente

EL SOL NEWS 1346EL SOL NEWS 1346

Publicidad

Calendario

septiembre 2018
D L M X J V S
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Nuestras Secciones

Reflexiones

Enseñanzas de mi Madre

Enseñanzas de mi Madre

• Mi madre me enseñó a apreciar un trabajo bien hecho. "¡Si se van a matar, hág[...]

Aunque me tapo los oídos con la almohada y grito de rabia cuando suena el desper[...]
Busca dentro de ti

Busca dentro de ti

Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta de aquellos que cre[...]

Pulse aqui para ver la Caricatura de la Semana

La noticia en imágenes

ElSol News Slider -

Lo Más Destacado

Ariana Grande pasea con amigos tras no asistir a los Emmy

Ariana Grande pasea con amigos tras no asistir a los Emmy

La cantante Ariana Grande, que ha mantenido un bajo perfil después de la muerte de su ex novio Mac M[...]
Esto hace Marjorie de Sousa para que su hijo llore en las visitas de Julián Gil

Esto hace Marjorie de Sousa para que su hijo llore en las visitas de Julián Gil

El diseñador Gustavo Matta, gran amigo de Julián Gil, revela que Marjorie actúa malévolamente para h[...]

EL SOL News en su correo